El ex jefe de Gabinete Ministerial César Villanueva fue detenido preliminarmente el último martes por presuntamente haber intentado interferir en la investigación que el fiscal Germán Juárez Atoche, integrante del equipo especial Lava Jato, le sigue por los aparentes sobornos que Odebrecht le habría entregado por las obras de la carretera San José de Sisa (San Martín).

Villanueva fue hasta marzo último el hombre de confianza del presidente Martín Vizcarra. Desde la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM) articuló la reforma de justicia que fue llevada a referéndum. Y, a inicio de 2018, como parlamentario de Alianza para el Progreso (APP) fue el principal promotor de la destitución del exmandatario Pedro Pablo Kuczynski (PPK).

Kuczynski, quien terminó renunciando ante una inminente vacancia, afirmó, en la víspera, que el exgobernador regional de San Martín lo acusó de actos de corrupción “sin ninguna prueba”. “Sin embargo, yo perdono. Me da mucha tristeza y le deseo lo mejor”, tuiteó.

Ni Vizcarra ni el presidente del Consejo de Ministros, Vicente Zeballos, se han pronunciado hasta el momento de la situación de Villanueva.

Para el politólogo de la PUCP Esteban Valle-Riestra la detención del ex primer ministro, definitivamente tendrá un impacto negativo en la imagen del gobierno, “pero sobre todo en la del presidente” Vizcarra.

Agregó que, incluso, puede “deslegitimar” la lucha contra la corrupción que el exgobernador regional de Moquegua lidera.

“Vizcarra está un poco atrapado, es difícil que vaya a rechazar frontal y directamente lo que ha hecho Villanueva, principalmente porque ha sido su aliado. Lo que veo en el corto y mediano plazo es que el presidente no podrá enarbolar con fuerza el discurso de lucha contra la corrupción, porque la ha tenido muy cerca”, subrayó en comunicación con El Comercio.

La periodista Mabel Huertas calificó de “fatal” la demora del jefe de Estado en emitir un pronunciamiento sobre la detención preliminar de Villanueva Arévalo.

“Mira a su entorno: Villanueva, detenido; Jorge Meléndez, denunciado por el procurador anticorrupción; y Zulema Tomás retirada [del Ministerio de Salud] por haber favorecido a sus familiares. No puede ser posible que todos desfilen a su alrededor y él no realice una autocrítica o un mea culpa”, remarcó a este Diario.

Huertas dijo que el “responsable” de llevar a estas personas “al poder” ha sido el mandatario. “Debe rendir cuentas por lo que hace”, agregó.

La también analista política en el Grupo 50+1 consideró que la lucha anticorrupción que es promovida por Vizcarra Cornejo “ya se ha desinflado”.

“¿La razón? Se ven a personajes cuestionados a su alrededor, que están siendo investigados. Ahora, con el Congreso disuelto, no tiene con quién enfrentarse. La lucha anticorrupción la está asumiendo en pleno el equipo especial Lava Jato”, aseguró.

Una opinión diferente tuvo el analista político Pedro Tenorio, quien sostuvo que la lucha contra la corrupción no se ha visto afectada, porque la persona que está cayendo “es alguien cercano” al gobierno”. Es decir, “no se le ha brindado protección ni se le ha pasado por agua tibia” en el sistema de justicia.

No obstante, indicó que si el mandatario demora más en su pronunciamiento sobre la situación de Villanueva, la opinión pública puede pensar que esta “realmente lo afecta”.