Chema Molina

 

La caída que ayer afectó a las principales plataformas de Facebook ha dejado al descubierto los sistemas de Inteligencia Artificial (IA) que utiliza la compañía para etiquetar automáticamente las fotos que se suben a la plataforma.

Facebook analiza y etiqueta todas las fotografías que han subido los usuarios

Debido al fallo que sufrieron WhatsApp, Facebook e Instagram en el día de ayer, muchos usuarios no podían ver las imágenes de la red social. Esas fotos no se compartían pero, en su lugar, han aparecido etiquetas que describen de alguna manera el contenido de la imagen.

En la siguiente fotografía se puede ver cómo Facebook etiqueta cada imagen:

Etiquetado de Facebook

Por ejemplo, han aparecido etiquetas del siguiente estilo: «La imagen puede contener: 1 persona, primer plano, 2 personas sonriendo, personas de pie». La IA de Facebook no solo detecta a personas ya que también se han encontrado otras etiquetas que mostraban: «La imagen puede contener: un gato». De esta forma la inteligencia artificial de la compañía de Mark Zuckerberg, CEO de Facebook, registra y analiza la vida de los usuarios.

Este usuario de Twitter muestra cómo el error llega incluso a su perfil de Facebook. En lugar de aparecer su imagen de perfil, aparece la etiqueta que describe dicha imagen. El usuario escribe: «Para ser justos, ‘una persona, barba’ es una descripción muy precisa sobre mí».

Además, en algunos casos, tanto en Facebook como en Instagram, no solo se han mostrado en las etiquetas descripciones generales de objetos y escenas, también han aparecido etiquetas que informan sobre quién está en la imagen a través del reconocimiento facial.

No obstante, todo esto tiene una explicación. Facebook desde 2016 utiliza un método de análisis de datos automatizado denominado «machine learning». Esta tecnología lee y analiza imágenes y vídeos con el objetivo de describírselos a personas con problemas de visión. Facebook asegura que esta tecnología permite que la red sea más accesible.

Sin embargo, la compañía no ha despejado las dudas que existen sobre si se utiliza esta tecnología para dirigir publicidad personalizada a los usuarios. Con este etiquetado, el gigante de la tecnología puede conocer, entre otros muchos datos, los gustos, aficiones y preferencias de los usuarios y emplearlos con fines publicitarios.