El Congreso disuelto se convirtió –especialmente en el último tramo del 2018– en un mercado de pases partidarios. El nuevo período aún no empieza y ya se registran fricciones internas en dos de las nueve bancadas. En total, el 44% de integrantes del nuevo Congreso no tiene carnet partidario y esta cifra permitiría, según los analistas, anticipar posibles fragmentaciones.

La bancada de Unión por el Perú (UPP) registra solo dos afiliados: Rubén Pantoja y José Antonio Vega. Este último, dueño de la marca partidaria, ha sido la manzana de la discordia por su nombramiento como portavoz del grupo. La facción de etnocaceristas, vinculada al preso Antauro Humala, desconoce su nombramiento y ha amenazado con renunciar en bloque. Se trata de un grupo de seis parlamentarios. “Ha sido elegido por su grupo. En nuestro caso, no nos sentimos representados por José Vega. Nuestro vocero es Roberto Chavarría”, afirmó el electo legislador etnocacerista Posemoscrowte Chagua.

Podemos Perú tuvo problemas similares por la elección de la vocería. Daniel Urresti se autoproclamó portavoz de la bancada por Twitter bajo el argumento de haber sido el parlamentario más votado. En la interna se había elegido a Cecilia García y Aron Espinoza. Si bien en un inicio se dieron amagos de renuncia, el pasado jueves se zanjó el tema. “El vocero de la bancada es el señor Urresti. Quedamos Aron Espinoza y yo como suplentes”, refirió la legisladora Cecilia García.

Podemos Perú tiene apenas un congresista con carnet partidario: María Teresa Cabrera, quien se afilió en marzo del año pasado. El resto –incluido el hijo de José Luna, fundador del partido– no figura como afiliado en el Registro de Organizaciones Políticas del Jurado Nacional de Elecciones (JNE). Fuerza Popular (FP) no registra ningún afiliado, aunque Martha Chávez es su figura más representativa.

Podemos y Unión por el Perú son las bancadas con mayor posibilidad de fragmentación, opina la politóloga Maria Alejandra Campos. Según dijo, pese a ser las dos bancadas con menos afiliados –además de Fuerza Popular–, tienen figuras políticas individuales fuertes que generan división.

Los 25 integrantes de Acción Popular son afiliados, aunque seis de ellos llevan menos de un año como militantes. Frepap también tiene a todos sus congresistas (15) inscritos en el partido. El promedio de afiliación de sus congresistas es de 3.306 días y el de los acciopopulistas es menor: 2.991 días. La mayoría de miembros de Frepap se mantuvo en el partido aun cuando previamente perdió su inscripción.

Alianza para el Progreso (APP) tiene afiliados a 17 de sus 22 congresistas. Pero de esos 17, unos diez tenían apenas un mes de militancia al momento de la elección.

Lealtades partidarias

Para Maria Alejandra Campos, este Congreso va a ser más estable en términos de fragmentación. “Se ha dado un cambio de actores. En el 2016, el 70% de votos válidos estaba concentrado en tres partidos, todos con alto número de no afiliados”, explicó. Fuerza Popular pasó de 73 a 52 miembros, Peruanos por el Kambio, de 18 a 5, y el Frente Amplio, de 20 a 10.

APP ha cambiado de estrategia y es uno de los pocos proyectos políticos que llegan vivos al 2021 posavalancha Lava Jato, hay incentivos para sumarse a ellos antes que renunciar. Y de Fuerza Popular se espera que haya aprendido la lección”, añadió Campos.

El politólogo José Incio explicó que el problema de fragmentación tiene un trasfondo que va más allá de lo parlamentario. Un problema de lealtad que surge desde el proceso de selección del candidato y que tiene que ver con muchas partes de nuestro sistema político. “El sistema político tiene incentivos perversos para la selección de candidatos. Tienes que seleccionar candidatos viables, que tengan recursos y sean conocidos, entonces no generas lealtad. Son viables, pero poco leales”, afirmó.

A eso se suma que los incentivos para quedarse en una bancada son pocos. “Hay demasiados vehículos políticos que permiten saltar de un lado a otro sin problema. Los políticos están pensando en la siguiente elección, por lo que si su partido empieza a perder fuerza o darle mala imagen, tienen más incentivos de irse a otro partido”, sostuvo Incio. No habrá reelección para el 2021, pero las subnacionales 2022 forman parte de ese incentivo.

Afiliados de última hora

De los 25 congresistas de Acción Popular, cuatro se afiliaron en julio del año pasado, tres meses antes del inicio de campaña. Entre ellos figura Mónica Saavedra, la cabeza de lista por Lima.

En APP, congresistas como Omar Chehade y César Combina recién se afiliaron en diciembre.

La legisladora Carmen Omonte se afilió a APP después de conocerse los resultados electorales.