La lideresa de Fuerza Popular actualmente en prisión preventiva, Keiko Fujimori, emitió este lunes un pronunciamiento solicitando que a su padre Alberto Fujimori, se le permita abandonar el penal de Barbadillo. Esto al considerar que el expresidente corre riesgos en torno a la pandemia del coronavirus (Covid-19).

“Por este motivo, no solo pido se interponga un hábeas corpus en favor de mi padre, sino que las autoridades evalúen toda alternativa legal que le permita dejar la prisión en la que se encuentra. Él está débil producto de las dolencias crónicas que padece y el seguir en contacto con personal que todos los días llega desde la calle es un riesgo muy grande para su vida”, indicó Fujimori Higuchi a través de sus redes sociales.

En esa línea, dijo que su preocupación por la salud de su padre se incrementa ante las informaciones respecto a reclusos y personal penitenciario que han dado positivo en pruebas para el coronavirus. Al momento, cabe recordar, hay tres reclusos fallecidos en el país.

“Ruego a todos considerar que esta situación es muy peligrosa para mi papá, más allá de cualquier consideración política. Él tiene 82 años y ya está preso por más de 12. Por favor, sugiero evaluar la situación de los adultos mayores recluidos en todos los penales”, agregó.

Al respecto, César Nakazaki, quien es abogado del exjefe de Estado, dijo a El Comercio que no ha interpuesto o interpondrá un hábeas corpus a favor de su patrocinado ante la pandemia.

Consultado sobre por qué de la decisión, Nakazaki precisó que patrocina legalmente a Alberto Fujimori solo en dos casos: la “defensa penal y en hábeas corpus que hice para devolver efectos al indulto”. Por ello, señaló que no hará comentarios sobre una defensa que no ha realizado.

Como se sabe, el expresidente Alberto Fujimori cumple una pena de 25 años de cárcel en el penal de Barbadillo, ubicado en la sede de la Diroes, en Ate, por las matanzas de Barrios Altos y La Cantuta. Por su parte, su hija Keiko Fujimori se encuentra cumpliendo una orden de 15 meses de prisión preventiva como parte de la investigación preparatoria que se le sigue por el presunto delito de lavado de activos, a raíz de los aportes ilícitos que habría recibido para las campañas presidenciales del 2011 y 2016 (Caso Odebrecht).

En su pronunciamiento, Keiko Fujimori pidió respetar las normas que buscan preservar la salud de los ciudadanos frente al avance del coronavirus.

“Hoy comparto con mis compañeras internas de este penal la impotencia de no poder estar al lado de nuestras familias. La angustia de pensar que el virus puede llegar o que ha llegado es enorme, pero aquí seguiremos colaborando y agradeciendo el esfuerzo y sacrificio del personal del INPE que está con nosotras en todo momento”, añadió.