María Isabel Álvarez

Hoy se estaba a la espera de que la última instancia del Poder Judicial se pronuncie sobre la casación que interpuso Keiko Fujimori para afrontar en libertad su proceso por presunto lavado de activos. Así como la lideresa de Fuerza Popular, los investigados Jaime Yoshiyama, Pier Figari y Luis Mejía Lecca esperaban la decisión de la Sala Penal Permanente de la Corte Suprema.

Sin embargo, el juez Hugo Príncipe Trujillo informó que aún no hay resolución del caso: “Esta audiencia es para informar a los abogados y las partes que en la fecha, al resolver las casaciones interpuestas por los procesados, se ha producido discordia entre los votos de los jueces. Dos se pronuncian a favor de que se declaren infundadas las casaciones y tres a favor de que se declare fundada en parte y se reduzca de 36 a 18 meses la prisión preventiva. Solo respecto a Luis Mejía Lecca, fundado su recurso de casación. En consecuencia, no se ha formado resolución. De conformidad con el artículo 147 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, seguirá su trámite este proceso”.

La audiencia en la que se esperaba la lectura de la sentencia de casación se inició a las 9 de la mañana. Así, queda pendiente que el tribunal determine si se anula o no la orden de prisión preventiva por 36 meses, dictada por el Caso Odebrecht, y que fue confirmada antes en dos instancias.

Cabe señalar que, de acuerdo a la Ley Orgánica del Poder Judicial, “en las Salas de la Corte Suprema, cuatro votos conformes hacen resolución”. En este caso, no se ha dado esa situación y, por ende, como informó el juez Príncipe, aún no hay decisión.

INFORMACIÓN PREVIA
—Escenarios—
Si la sala suprema determina acoger por completo el recurso interpuesto por los abogados defensores, Keiko Fujimori y los otros tres investigados quedarían en libertad a las pocas horas.

Los magistrados también podrían rechazar la casación y todos continuarían cumpliendo con la medida que solicitó la fiscalía.

Sin embargo, tras la lectura de la resolución podrían presentarse diversos escenarios respecto a la situación de los imputados.

Así lo explicó el exprocurador Antonio Maldonado, quien indicó a El Comercio que la sala también podría decidir devolver el recurso a una instancia preliminar para que se vuelva a pronunciar.

Otras posibilidades son que se reduzca el plazo de la prisión preventiva o se dicte comparecencia con restricciones.

Si la decisión de los jueces es mantener a Keiko Fujimori y a los otros investigados en prisión, la defensa podría recurrir al Tribunal Constitucional, mediante un hábeas corpus y a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, presentando una medida cautelar, indicó Maldonado.

El abogado penalista Rafael Chanjan coincidió en que solo queda la instancia del Tribunal Constitucional y recordó el caso del expresidente Ollanta Humala y su esposa Nadine Heredia, quienes recuperaron su libertad por esta vía.

—Expectativas—
Giulliana Loza, abogada de Keiko Fujimori, señaló a El Comercio que tanto ella como su patrocinada esperan “que la Corte Suprema repare la injusta prisión que la mantiene alejada de su familia”.

En tanto, Humberto Abanto, abogado de Jaime Yoshiyama, indicó que su defendido se mantiene sereno, en medio de la discusión sobre su libertad, y que si el fallo no es favorable, recurrirá al TC.

Fiscal confía en los argumentos de la prisión preventiva
En declaraciones a El Comercio, el fiscal José Domingo Pérez expresó su confianza en los argumentos expuestos en primera y segunda instancia con los que se resolvió y confirmó la prisión preventiva contra Keiko Fujimori, pero manifestó su preocupación por “sucesos procesales y extraprocesales que se han conocido recientemente”.

“Por citar, el dictamen del fiscal supremo Víctor Raúl Rodríguez Monteza; los cuestionamientos a magistrados de la sala por vínculos con César Hinostroza; las opiniones del presidente del PJ; entre otros”, dijo.

Explicó que estos acontecimientos “no darían legitimidad a una decisión desfavorable a la justicia que ordene la libertad de la investigada Keiko Fujimori”.

Pérez sostuvo que continuará adelante con las investigaciones a Fuerza Popular y a su lideresa, independientemente de la decisión que emita la Corte Suprema.

“La investigación deberá continuar con la decisión que se adopte en la casación, pero tomando en consideración que el peligro de obstaculización subsistirá porque se investiga a una organización criminal que tiene capacidad de interferir en testigos, colaboradores y los propios fiscales”, señaló.