En los últimos años, la jurisprudencia ha permitido que las parejas que desarrollan una convivencia o unión de hecho tengan similares derechos patrimoniales o gananciales que los existentes en una relación matrimonial.

Así lo sostuvo el experto en derecho de familia Juan Ureta Guerra, quien detalló que entre los derechos que los convivientes han adquirido figuran: la pensión de alimentos, de viudez o heredar los bienes que la pareja dejó en el momento de fallecer y que compró durante los años que compartieron vida en común.

Sin embargo, advirtió que para adquirir esos derechos, la pareja tiene que acreditar la existencia de dos años de convivencia permanente.

Para ello, debe inscribir su unión de hecho en el Registro de Personas Naturales de la Sunarp, explicó en el programa Plataforma Judicial, que transmite el Poder Judicial.

Declaración

A criterio de Ureta, la declaración jurada de convivencia es una buena prueba, pero no tiene el mismo efecto que el registro de una unión de hecho.