Una mujer de solo 21 años que no tenía ni una sola vacuna, es la nueva víctima de la variante Delta del  COVID-19,  informó el director de Epidemiología de la Diresa Junín, Luis Zúñiga Villacresis. Hasta el momento, ya son cuatro  las personas fallecidas por la variante Delta, según los resultados del Instituto Nacional de Salud. Dos varones  de 90 y 92 años, vacunados y otro varón de 56 años,  con una sola dosis.

Por ello, Zúñiga exhortó a la población a seguir vacunándose con las dosis completas, ya que solo así se garantiza el 90% de protección y la mejora del sistema inmunológico frente al virus y sus variantes.

Incremento en los contagios

Zúñiga Villacresis dijo que  la variante Delta en la región Junín se  incrementa y solo en Huancayo, El Tambo y Chilca, ya se tiene más de 45 casos y en toda la región son 115 casos, con un incremento de 7 a 10 casos por semana, esto  preocupa, ya que se trata de una variante altamente contagiosa.

Asimismo,  mencionó que el 56 % por ciento de la casos de la variante Delta afectaron a los varones y el 54 % a las mujeres. Los grupos más afectados son las personas entre los 31 a 40 años, 41 a 50 años, pero también están los de 23 a 30 años, de 16 a 20 años y de 11 a 15 años.

Los jóvenes y adolescentes, son los últimos en ser vacunados y muchos aún tienen una sola dosis.

Hasta ayer, 19 pacientes aún permanecen en ventilación mecánica, y 44 en aislamiento COVID. Aunque no hay pacientes en espera de una cama UCI.

El funcionario, mencionó que muchos adultos mayores que ya se vacunaron hace  más de 6 meses, deben recibir la tercera dosis, ya que sus anticuerpos, están bajando frente al COVID, y lo oportuno es que reciban el refuerzo desde los 65 años a más, lo cual ya está programado.

Ante estos resultados, las autoridades del sector Salud exhortaron a no descuidar las medidas de bioseguridad como el uso de doble mascarilla, el lavado de manos y no acudir a sitios aglomerados o cerrados. Además, preocupa que con las celebraciones por Halloween, el Día de la Canción Criolla y las visitas a los cementerios, pueden generar un incremento de casos, porque las personas se van a reunir y descuidar su salud, pese a la pandemia.