Remarca la Cámara de Comercio de Lima. En 18 meses deberá revisar nombramientos y ratificaciones de magistrados.

La reciente publicación de la Ley Orgánica de la Junta Nacional de Justicia (JNJ), que reemplazará al anterior Consejo Nacional de la Magistratura (CNM) es un paso fundamental para concretar la reforma de justicia que permanentemente reclama la ciudadanía.

Así lo señala la Cámara de Comercio de Lima (CCL) al analizar el impacto de la Ley Nº 30916, que regula la ley órganica de la JNJ, encargada de nombrar, ratificar, evaluar y destituir a los jueces y fiscales de todos los niveles.

“Necesitamos no solo jueces de calidad profesional, sino también con valores éticos y morales, pues un Poder Judicial fuerte y estable es garantía del Estado de Derecho Democrático”, señala el documento de la institución.

Impacto

En este contexto, agrega que no basta tener una buena legislación penal, civil, comercial o procesal si la Fiscalía y el Poder Judicial no están preparados ni cuentan con los recursos humanos y materiales, sobre todo informáticos, para la oportuna y correcta aplicación de la administración de justicia en el país.

Se espera que en un plazo de 18 meses la JNJ proceda a revisar los nombramientos y ratificaciones de los jueces y fiscales efectuados por los exmiembros del CNM, destituidos por el Congreso.

De acuerdo con la Ley Nº 30916, la JNJ es un organismo constitucionalmente autónomo e independiente que se encuentra sometido a la Constitución Política, su ley orgánica y demás normas sobre la materia, explicó el gerente legal de la CCL, Víctor Zavala Lozano, al ser consultado sobre el impacto de la norma.

Agregó que esta legislación señala como principios rectores de la JNJ el de igualdad y no discriminación, legalidad, mérito, imparcialidad, probidad, transparencia, publicidad, participación ciudadana, debido procedimiento, verdad material y eficiencia.

Consultado sobre las competencia, respondió que la reciente ley regula las competencias de esta Junta, tales como el nombramiento de jueces y fiscales de todo nivel, la ratificación de cada 7 años; la ejecución de la evaluación de jueces y fiscales cada 3 años, junto con la Academia de la Magistratura (Amag).

En este contexto, la JNJ será competente para nombrar al jefe de la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) y al del Registro Nacional de Identificación y Estado Civil (Reniec); y aplicar sanciones de destitución, amonestación o suspensión; entre otros.

Participación ciudadana

Los ciudadanos podrán participar en todas las etapas del concurso público de méritos para la elección de miembros de la Junta Nacional de Justicia y del nombramiento, ratificación y evaluación de jueces, fiscales y el jefe de la ONPE y Reniec; pueden presentar tachas, constituirse al lugar donde se realicen las audiencias, poner en conocimiento información y presentar denuncias, entre otras, refiere la Ley Nº 30916.

Agrega también los requisitos para ser miembro de la Junta Nacional de Justicia. Entre otros, se exigirá ser peruano de nacimiento, ciudadano en ejercicio, mayor de 45 años y menor de 75 años; abogado, con experiencia mínima de 25 años; no tener condena por delito doloso y tener reconocida trayectoria profesional y solvencia e idoneidad moral. Al ser designados, deberán autorizar el levantamiento del secreto bancario.

Lo que viene

En un plazo de 18 meses, la JNJ revisará los nombramientos y ratificaciones de los jueces y fiscales efectuados por los exmiembros del Consejo Nacional de la Magistratura, destituidos por el Congreso.

El pasado 9 de diciembre, mediante referéndum nacional, se aprobó la reforma constitucional sobre la composición y funciones de la Junta Nacional de Justicia (JNJ).