Karla Ramírez Camarena

El fiscal supremo Pablo Sánchez, en nombre del Ministerio Público (MP), decidió incluir a los también magistrados supremos Pedro Gonzalo Chávarry y Víctor Raúl Rodríguez Monteza en la investigación preliminar seguida a la presunta red criminal Los Cuellos Blancos del Puerto.

Según la disposición fiscal 21, a la que tuvo acceso exclusivo El Comercio, Sánchez consideró que tanto Chávarry como Rodríguez “constituirían dos nuevos puntos nodales o, dicho de otro modo, habrían sido hombres claves de dicha organización criminal”.

Sánchez aplica una teoría no convencional de “organización criminal” al considerar que las jerarquías son variables y que los llamados puntos nodales tienen un rol que se define según el objetivo que los reúna.

—Filtraciones —

En la sustentación contra Rodríguez Monteza, se destaca el rol protagónico que este tuvo durante la etapa final de Los Cuellos Blancos. Él habría sido quien advirtió a la red de que sus llamadas venían siendo interceptadas.

Sánchez cita lo que narró el exjuez Walter Ríos sobre una reunión de emergencia en el despacho del exmagistrado César Hinostroza en mayo del 2018. Aquí, el exasesor del Consejo Nacional de la Magistratura (CNM) Miguel Torres Reyna les indicó que “en la fiscalía se habían enterado de los audios”. Ríos precisó que el dato lo “obtuvo ‘El Puma’ por información de Rodríguez Monteza”. El llamado ‘Puma’ es José Luis Rodríguez Tineo, hermano del expresidente de la Corte Suprema Duberlí Rodríguez. ‘El Puma’ registra tres visitas al fiscal Rodríguez Monteza el primer semestre del 2018.

La investigación de Pablo Sánchez ha descubierto además que, “al día siguiente hábil de la referida reunión en el despacho de Hinostroza”, Torres ingresó a la oficina del fiscal Rodríguez. El motivo registrado fue “asunto personal”.

Según el testigo 2111-2018, en medio de la crisis, Ríos le contó al empresario Mario Mendoza –acusado de financiar la red– “que había leído el expediente fiscal [sobre las interceptaciones]” y que creía que el fiscal Rodríguez era quien “se lo había proporcionado a Pablo Morales”. Morales, exasesor del exconsejero Orlando Velásquez, registra 12 visitas al despacho de Rodríguez Monteza entre el 2017 y el primer semestre del 2018.

Además, el colaborador eficaz 0108-2018 ha ratificado que Rodríguez Monteza fue quien informó que “había escuchas de Walter Ríos”. A partir de esto, Ríos sugirió hacer “control de daños […], es decir, que sigamos hablando por teléfono pero en otros términos, cambiando de versiones”.

Según este colaborador, Ríos esperaba que el fiscal Víctor Rodríguez resolviera el caso: “Se acordó que ‘cuando él tenga los audios lo van a manejar’ porque ya va a juramentar Gonzalo Chávarry, y todos los nombrados son del grupo, igual Tomás Gálvez, quien también tenía audios, ya que sería un golpe para el sistema”.

Aquí, Pablo Sánchez acota que, apenas desatado el escándalo de los audios, el fiscal Rodríguez envió oficios a los medios periodísticos IDL Reporteros y “Panorama” exigiendo que revelen sus fuentes y “que entreguen, en el plazo de tres días, el íntegro de los audios”.

—En busca del poder —

Respecto a Pedro Chávarry, Sánchez cita, entre otros, la manifestación del testigo 2111-2018: “Luego de la elección del fiscal Pedro Chávarry como fiscal de la Nación, Walter Ríos estuvo alegre y le manifestó que ya tenían el poder”.

Sánchez narra cómo el 3 y 6 de julio del 2018, antes de que se hicieran públicos los audios y sin jurar aún, Chávarry cursó oficios para solicitar “de manera urgente” información en “tres áreas sensibles […] que tenían a su cargo investigaciones o procesos contra magistrados”. El pedido, según Sánchez, “grafica claramente la razón por la que los miembros de la organización criminal tenían el interés de que Chávarry llegue a la Fiscalía de la Nación”.

Una vez que juró, y desatado el escándalo de los audios, Chávarry “presentó una denuncia constitucional ante el Congreso” contra varios magistrados, entre ellos Hinostroza, evitando atribuirles el delito mayor de organización criminal: “Situación que habría terminado beneficiando” a Los Cuellos Blancos, señala el documento del fiscal.

Sánchez retoma también hechos conocidos a través de los llamados CNM audios: el diálogo en que Chávarry coordina con Hinostroza “cambiar” a un funcionario “fastidioso” y “molesto” de la Academia de la Magistratura por alguien “mejor”; el pedido de Hinostroza para que Chávarry le facilite una constancia limpia de antecedentes a fin de tramitar su visa; la entrega de entradas de la Federación Peruana de Fútbol a través del empresario Antonio Camayo; el apoyo de Hinostroza para coordinar una reunión en pro de la candidatura de Chávarry en el MP; y la presunta alteración de sus notas en el sistema del CNM.

El exprocurador anticorrupción Yván Montoya explicó que la decisión de Sánchez contra Chávarry y Rodríguez “es factible mientras se mantenga en investigación preliminar”. Incluso “se pueden pedir algunas diligencias preliminares, como impedimento de salida del país”. Acotó, sin embargo, que sí se necesitará autorización del pleno del Congreso de requerirse “la formalización de la investigación preparatoria” o diligencias como detenciones preliminares.

Pese a los reiterados pedidos de entrevista, los fiscales Chávarry y Rodríguez Monteza no aceptaron brindar sus descargos.

EVIDENCIAS:

“Estrechas relaciones”

Pablo Sánchez resumió todas las “reuniones exclusivas” que mantuvieron los investigados a lo largo de los años, citando un hecho a la fecha desconocido. Según el testigo 001-2018, cuando el fiscal Víctor Rodríguez postuló a la presidencia de la Asociación de Magistrados, el empresario Antonio Camayo solventó los gastos de los festejos en el restaurante Gian&Marco Parrilladas y luego en su propia casa.

Amistades peligrosas

Sánchez también revela que halló en el despacho allanado de César Hinostroza “un fólder manila con la inscripción a manuscrito <<fiscal doctor Gálvez- Chávarry- Lima o Trujillo (…) asistente de despacho fiscal>>”. Ahí se ubicó el currículum vitae de Luz Angélica Saráchaga Carpio. Ella, de asistente, pasó a ser nombrada fiscal en el 2016.

PUNTOS CLAVES:

—Hoy se tiene programada una Junta de Fiscales Supremos en la que deben reunirse la titular Zoraida Ávalos, el investigador Pablo Sánchez y los investigados Pedro Chávarry, Víctor Rodríguez y Tomás Gálvez.

—Pedro Chávarry y Víctor Rodríguez son incorporados a una investigación que reúne a ex altos funcionarios como César Hinostroza, Julio Gutiérrez Pebe, Guido Aguila, Orlando Velásquez e Iván Noguera.