A veces, el exceso de vitalidad de los emprendedores más jóvenes requiere de una reflexión madura y senior que les ayude a materializar en el mercado una idea. Estos cinco ejemplos, ayudadas por los consultores de Secot, lo demuestran.

Fiixit: adiós a las escayolas

En Fiixit son fabricantes de productos sanitarios a medida, mediante impresión 3D. Su fundadora, Raquel Serrano Lledó fue condecorada en 2019 con una medalla al mérito civil por el Rey Felipe VI.  Ha recibido también el premio Margarita Salas, Premio Talentia, o el Premio Malagueña de Hoy, entre otros.

Serrano es ingeniera de Diseño Industrial y Desarrollo del Producto, y su vena emprendedora le viene desde segundo año de carrera, cuando creó su propia web dondo colgaba todos sus apuntes para compartirlos de forma desinteresada con el resto de los compañeros.

En febrero de 2016 entra a formar parte del programa Yuzz- ahora Explorer Jóvenes-, dónde recibió formación y asesoramiento en materia de emprendimiento parte de su tutor resultando ganadora de Yuzz Málaga. “Tuve la oportunidad de tener el asesoramiento de mi tutor de SECOT, el cual se volcó muchísimo en mí y, lo más sorprendente y que no me esperaba, resulté ganadora de Yuzz Málaga, lo que me permitió viajar a Silicon Valley en Octubre de 2016”, recuerda.

Más adelante, en 2019, recibiría el Premio SECOT al Mejor Proyecto Empresarial del que el hizo entrega la Fundación Repsol. “Gracias a todos los seniors que hacéis posible que la red de mentores sea excepcional”, fueron las palabras de agradecimiento de Serrano tras recoger el galardón.

Natalia Cerón

Hagamos hogar: combatir la soledad de las personas mayores

Hagamos hogar es un proyecto de Natalia Cerón Santacruz quien, gracias a su experiencia profesional, detectó que hay personas mayores que sienten la necesidad de compañía para no vivir en soledad. Para solucionarlo, se le ocurrió que podría montar algo donde conectar a personas mayores  en busca de compañía y con disponibilidad de espacio en su domicilio con otras personas interesadas en compartir vivienda. Pero no solo eso. Natalia quería también que esa convivencia fuera activa y armoniosa y amigable de manera que, además de un espacio, compartiesen aficiones y gustos. Para encajar perfiles, tendrían que hacer una valoración y análisis previo.

Hasta aquí la idea de Natalia Cerón. Faltaba, ahora, hacerla tangible. Con estas miras llegó a SECOT en 2019 donde le asignaron como mentores a Francisco Carvajal y Marisa Aparicio. Entre todos hicieron un estudio preliminar que determinase la viabilidad de la idea de negocio con el foco puesto en la parte económico financiera y comercial en busca del crecimiento progresivo y la escalabilidad del proyecto. A partir de enero de 2020 iniciaron reuniones regulares que luego, con el confinamiento, tuvieron que celebrar de manera virtual. A día de hoy, Hagamos hogar ya está en marcha.

“Desde el primer minuto nos escucharon y animaron a dar los primeros pasos. Nos han acompañado durante todo el proceso para darle forma a la propuesta de valor. Más que mentores se han convertido en esos amigos que te escuchan, acompañan y se alegran por tus avances.  Quiero dar las gracias a SECOT, con especial cariño a Francisco y Marisa”.

Kibus Petcare: la alimentación sana de tus mascotas

La idea es de Marta Arisa, Albert Icart y Albert Homs y el mentor de SECOT Gabriel Santolaria. En Kibus Petcare han diseñado un dispositivo de cocina para ofrecer, con el mínimo esfuerzo, las mejores recetas con ingredientes frescos y de primera calidad para poder ofrecer unas dietas sanas, naturales y equilibradas a perros y gatos. El dispositivo Kibus, que ya se conoce como la thermomix de las mascotas, permite ofrecer la comida preparada al momento, caliente y acabada de cocinar.

La idea surge como fruto de la experiencia de Albert Icart, CEO de la compañía y procedente de una familia emprendedora que se dedica desde hace años a la elaboración de piensos para animales. Él, con este dispositivo, se propone ir un paso más allá y ofrecer a nuestras mascotas la comida recién preparada dado que tiene un gran sabor y aroma y permite una mejor absorción de nutrientes y digestibilidad sin necesidad de que el propietario esté siempre pendiente de esta tarea

El reto, cuando llegó a Secot, era cómo abordar el diseño y, posteriormente, dar a conocer al mercado la existencia de un producto nuevo. Se trataba de que el consumidor, más que percibir el dispositivo como un producto exclusivo, lo viese como una necesidad para el buen desarrollo y alimentación de sus mascotas. Para ayudar a conseguir el logro de esta misión, asignaron al equipo a Gabriel Santolaria en el papel de mentor quien le ayudó a perfilar el modelo de negocio para hacerlo rentable y diseñar la estrategia de expansión. Desde SECOT se fue haciendo un seguimiento de los pasos que iba dando el equipo, desde los distintos prototipos hasta la búsqueda de alianzas proporcionándoles ayuda para fortalecer y relaciones con los distintos agentes.

La compañía, fundada en 2018, realizó una campaña de crowdfunding en la plataforma de Kickstarter en la que 131 patrocinadores contribuyeron hasta alcanzar la suma de  22.799 € para que el proyecto se pudiera realizar. Asimismo, Kibus fue declarado el producto más innovador de España (AECOC 2019) y ha sido premiado por entidades de renombre a nivel mundial, como la Comisión Europea, Google for Startups y TechCrunch.

En lo que respecta a SECOT, la organización encontró en ellos un equipo entusiasta, ágil y con gran capacidad de trabajo mientras que ellos agradecen a sus acompañantes seniors haberse sentido “muy arropados por la inestimable colaboración de SECOT” a lo que añaden: “estamos seguros de que, con vuestra ayuda, mejorará la alimentación de nuestras mascotas y facilitaremos la vida a sus propietarios”.

OnlyONE

OnlyONE: empresa líquida de la comunicación

A comienzos de 2019, un grupo de profesionales de la Comunicación puso en marcha en Bilbao (Bizkaia) un proyecto con el que pretendían dar respuesta “a las dificultades de futuro que habíamos identificado para crecer en nuestras respectivas especialidades”. A Tal fin crearon la marca OnlyOne a la que se refieren como una empresa líquida de la comunicación que engloba a un equipo multidisciplinar de profesionales independientes especializados en comunicación, tecnología y desarrollo de negocio dedicándose a la creación y ejecución de proyectos para empresas e instituciones mediante un proceso de trabajo colaborativo.

Como empresa de comunicación, el reto era hacer visibles y diferenciarse en un mercado ya muy maduro y con exceso de actores. Pero necesitaban también talento senior que el orientase en cuestiones financieras y, especialmente, en cómo articular y cohesionar equipos de trabajo tan peculiares como el suyo donde todos son profesionales independientes.

Así se lo expuso Carlos Narganes, fundador de OnlyOne, al senior que le asignó SECOT, al economista Juan Alberto González. Este último fue quien les explicó que con unos perfiles y una trayectoria como la del equipo, la mejor fórmula de generar el pegamento necesario era “hacerles entender que el negocio funcionaba y que era factible considerarse miembros de una empresa sin perder la identidad individual de sus propios proyectos”. Paralelamente, se diseñó un plan estratégico estructurado en tres fases acotadas en el tiempo y encaminadas a lograr la viabilidad del proyecto (2020), la sostenibilidad (2021) y la rentabilidad (2022). “Tuvimos conversaciones, cruzamos bastantes mensajes y lo cierto es que, contándome muchas experiencias, anécdotas y situaciones que ha vivido, me ha enseñado más cosas de las que seguramente él mismo cree”, declaraba Narganes en otra entrevista.

Con este proyecto afirman desde SECOT que se ha insistido y confirmado algo que es muy importante y es que “la experiencia no tiene precio”. A lo que en OnlyONE responden: “Antes de emprender, es importante escuchar y entender que el emprendimiento requiere de determinación, audacia e inteligencia para intentar anticiparte a los acontecimientos y, para eso, una de las mejores herramientas es la voz de la experiencia. La voz de SECOT”.

Iraitz Cordero

TotalCheck: una solución para los procesos en línea

La idea surgió en un hackathon organizado por el Colegio Oficial de Ingenieros de Telecomunicaciones de Euskadi en el que participó Iraitz Cordero para responder a un reto planteado por la empresa embotelladora de agua Alzola. IIraitz  concibió un sistema basado en las tecnologías IoT, big data y machine learning llamado Watercheck con el que obtuvo el premio de innovación. A raíz de esto, en Alzola le confesaron el verdadero problema de la compañía con la producción en línea detectando que su solución podía ser extensible a cualquier empresa que siguiese el mismo tipo de producción. Así es como lo que en principio fue un producto materializado en Watercheck pasó a convertirse en una startup dentro del sector industrial que denominó TotalCheck con un sistema de detección y mejora continua de puntos críticos para la predicción, prevención y gestión de procesos en línea. El sistema cuenta con su propio software de escritorio y una app móvil para el control, gestión y monitorización de los datos, estados, procesos y parámetros de todo lo que concierne a la empresa y a su producción. Todo ello a tiempo real y con una sola interfaz.

Los retos que se planteó aquí el mentor de SECOT, Juan Alberto González, fue mostrarles el camino a la separación entre la parte tecnológica y el proyecto empresarial; la cohesión entre ambas partes para desarrollar el plan de negocio; aprendizaje financiero y ejecución el plan.

El entendimiento entre ambas partes se evidenció desde el principio. “Mi función principal como mentor consistió en hacerle reflexionar en profundidad sobre sus planteamientos iniciales y hacerle ver las ventajas, y en especial los inconvenientes, que su proyecto le podía presentar con objeto de que pudiera convencerme de mis dudas sobre su proyecto tenían una explicación coherente o, efectivamente, tenían un fundamento lógico que podrían hacer peligrar ese proyecto”, declara González.

Lo bueno es que Iraitz Cordero se mostró receptivo a las objeciones en todo momento, una actitud que le permitió mejorar el proyecto para “adaptarlo y mejorarlo hasta convertirlo en lo que hoy es. Seguimos en muy estrecho contacto estudiando la evolución del proyecto”, concluye.