La posibilidad de exigir que las agencias de viajes y turismo incluyan a los guías turísticos dentro de sus planillas laborales y, a su vez, los guías se vuelvan en empleados fijos de estas empresas es una de las alternativas que evalúa la Superintendencia Nacional de Fiscalización (Sunafil), siendo un debate que se discute en Mesa Ejecutivo de Turismo, con el objetivo de formalizar a los empleados del sector, según pudo conocer Gestión.pe.

Ricardo Acosta, presidente de la Asociación de Agencias de Viaje y Turismo (Apavit), explicó que desde los gremios turísticos ya han mantenido cinco reuniones con Sunafil y con el viceministro de Turismo por este asunto. La última de las reuniones fue la semana pasada y se produjo luego de que Sunafil fiscalizara varias agencias de viaje y los obligara a formalizar a los guías turísticos en un plazo de 3 días.

“Pretender que un guía de turismo esté en una agencia es descabellado y absurdo. La agencia contrata un guía para trabajar con un grupo por una hora. Antes de la quinta reunión Sunafil fiscalizó a varias agencias, lo que ha causado un malestar enorme. En vez de fiscalizar a los informales que generan peligro, fiscalizan a las empresas formales”, dijo Acosta en diálogo con este medio.

Según explicó Acosta, el sector Turismo se caracteriza por la movilidad y la flexibilidad dependiendo de las temporadas en que llegan mayores turistas al país. Por ello, consideró inapropiado que se aplique el mismo régimen laboral de un trabajador formal para la situación de los guías turísticos, quienes en mucho caso trabajan con cuatro o cinco empresas en simultáneo.

“Quieren que pongamos no solo a los guías turísticos, sino también a otro tipo de trabajadores del sector en nuestras planillas, cuando son personas que trabajan con 10 o con 100 empresas. Su trabajo es por hora y no tiene sentido que una agencia asuma esto”, señaló Acosta.

-Hablan los guías turísticos-

En diálogo con Cecil Bastos, presidente de la Asociación de Guías Oficiales de Turismo de Lima, señaló que esta intención del Estado también perjudica a los guías profesionales, pues la flexibilidad de trabajar con distintas empresas les permite tener ingresos que van desde los S/ 4,000 a S/ 5,000 mensuales, dependiendo de la temporada.

“Nosotros no deseamos ser contratados por ninguna agencia de viaje porque nos conviene ser independientes. Trabajamos para diferentes agencias de viaje. Pagamos nuestros impuestos, por ese lado cumplimos con el gobierno. Le hemos dicho a la Sunafil que no nos conviene ser contratados. Cuando te contratan te pagan una miseria”, señala Bastos.

Cecil Bastos calcula que en Lima existen entre 800 guías turísticos entre formales e informales. Aunque su gremio solo agrupa a 60 de ellos, calcula que un 95% de guías turísticos de la ciudad prefiere trabajar de forma independiente con múltiples empresas en simultáneo.

“Por ejemplo, en este verano hasta finales de abril, hay épocas de cruceros. Trabajamos para empresas que manejan cruceros. Una vez que termina la temporada, nos vamos a trabajar en turismo receptivo tradicional”, explica Bastos.

Respecto a los seguros de salud y aportaciones para jubilación, Bastos señaló que cada guía turístico realiza sus aportaciones por separado. “Como gremio, estamos organizados. No nos pueden obligar a contratarnos”, explicó.