La Agencia Española de Protección de Datos y el Instituto Nacional de Ciberseguridad han lanzado una publicación con consejos y recomendaciones prácticas para el ciudadano, así como la regulación vigente, para potenciar la protección de la información personal de los usuarios en la Red.

Velar por la seguridad de los datos personales y saber cómo actuar en caso de que se produzca algún robo cibernético es esencial para cualquier usuario de la Red. Partiendo de esta premisa, la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) y el Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe), han lanzado una guía para ayudar a los ciudadanos a proteger sus datos en el ciberespacio.

Los dos organismos abordan cómo realizar una protección correcta la privacidad en las redes sociales y los servicios en la nube, saber qué datos personales se deben aportar y cuáles no, así como los derechos y leyes que protegen a los usuarios.

Respecto a este último caso, la AEPD afirma tanto la Constitución, como el Derecho Europeo y , en particula, la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD) otorga a cualquier ciudadano la capacidad de disponer y decidir sobre toda su información personal. En ese sentido, la agencia española apunta que si alguien -web, aplicación, etc.- solicita datos personales, el usuario deberá informarse sobre “para qué serán utilizados (finalidad); el tratamiento que se les darán (derecho de información); cómo ejercer los derechos ARCO (acceso, rectificación, cancelación y oposición); y que si se autoriza a que una persona o entidad trate datos personales, este permiso tiene la duración que decida el usuario, puesto que puede denegar el consentimiento si se cambia de opinión”.

La guía insiste en que todos los sitios web deben incluir, en algún lugar, el aviso legal y la política de privacidad. En esos espacios es donde se indicará qué persona o entidad es responsable de la web y del tratamiento de los datos facilitados. Por tanto, como mínimo, en una página de Internet debe figurar información como la denominación social, el CIF, el domicilio social (dirección postal) o la información mercantil, así cómo se van a tratar los datos personales y cómo se pueden ejercer los derechos relacionados con los datos personales.

En cuanto a las redes sociales, la AEPD aconseja no publicar más información de la necesaria. La agencia destaca algunos aspectos que no son obligatorios para registrarse en este tipo de plataformas y que el usuario debería evitar difundir como: domicilio, lugar de trabajo, colegio, gustos, aficiones y relaciones familiares, entre otras.

El documento elaborado por el Incibe y la AEPD también explica cómo identificar los timos y otros riesgos en los servicios de mensajería instantánea, cómo enfrentarse al phising -sistema fraudulento que busca robar datos personales y bancarios- o cómo pueden proteger correctamente los correos electrónicos los usuarios.


logo_expansion_noticia

LEAVE A REPLY