Karina Valencia y Erik Rivera

Una nueva polémica. Las Fuerzas Armadas pasaron a formar parte ayer, de forma sorpresiva e innecesaria, de la crisis política que vive el país a raíz de la moción de vacancia presidencial contra Martín Vizcarra, y que lleva adelante el Congreso de la República.

La suma de estos nuevos personajes a la trama se dio luego que el titular del Parlamento, Manuel Merino, intentara comunicarse, el último jueves, con los jefes de las FF.AA. horas antes de que se concrete la presentación del pedido de destitución contra Vizcarra Cornejo.

Así lo dio a conocer el portal IDL-Reporteros, que informó acerca de las comunicaciones que trataron de gestarse desde el Poder Legislativo y que habrían buscado el respaldo de la institución castrense ante una eventual vacancia del jefe de Estado.

El acto mereció el rechazo del Gobierno a través de un pronunciamiento desde Palacio, ayer, en el que, contradictoriamente, participaron las autoridades aludidas.

Al conocerse la publicación, el presidente del Congreso aseguró que buscó comunicarse con los comandantes generales para transmitir “calma” y descartó que exista un complot contra Vizcarra. También negó que haya hecho referencia a la vacancia, pues esta aún no estaba en curso.

PASO A PASO. Según el informe periodístico, el jueves 10 de setiembre en horas de la tarde el edecán del titular del Parlamento se comunicó con el jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, general EP César Astudillo, para informarle que Merino deseaba comunicarse con él.

Astudillo, quien se encontraba en Madre de Dios, respondió que estaba de viaje y tenía problemas de conexión. No prosperó la llamada.

No obstante, el comandante general de la Marina, almirante AP Fernando Cerdán sí recibió la comunicación. En conversación con Merino, este le indicó que, “en el marco de la Constitución”, se iba a llevar a cabo un proceso que podría terminar con la vacancia del presidente de la República, el cual esperaba que se realizara con normalidad, según IDL-Reporteros.

Tanto Astudillo como Cerdán informaron de lo ocurrido al ministro de Defensa, Jorge Chávez, quien luego, en una entrevista con un medio local, rechazó que Merino -ese mismo día jueves- haya mencionado a las FF.AA. luego de que se presentara de forma oficial la moción de vacancia contra Martín Vizcarra la noche del mismo jueves.

Acto seguido, el congresista Otto Guibovich (AP) le escribió un mensaje de texto a Chávez para discrepar en relación a que las FF.AA. sí podían ser mencionadas -de forma pública- por el presidente del Congreso.

Fue allí que el titular de Defensa le relató al legislador las comunicaciones que se habían gestado hacia los comandantes generales desde el Legislativo. Guibovich no insistió.

FUEGO CRUZADO. Ayer, tras una sesión del Consejo de Ministros, el premier Walter Martos y los ministros de Defensa, Interior y Justicia, mostraron su rechazo a la actitud de Merino.

Chávez incluso calificó de “temeraria” la intención del presidente del Congreso de comunicarse con los altos mandos de las FF.AA. para involucrarlos en cuestiones políticas.

“Nuestras FF.AA. continúan firmes y cumpliendo su rol constitucional”, expresó.

No obstante, en el acto también estuvieron el general EP Orlando Celiz, comandante general del Ejército; el general FAP Rodolfo García, comandante general de la Fuerza Aérea del Perú; y el general Orlando Velasco, comandante general de la Policía Nacional del Perú; así como Astudillo y Cerdán.

SE DEFIENDE. Horas después, desde el Congreso de la República, Merino aseguró que solo buscó hacer “un llamado a la calma” a los jefes de las FF.AA. y rechazó que con sus acciones pretendiera “desestabilizar el Gobierno de Martín Vizcarra”.

Asimismo, cuestionó que se trate “de confundir a la población haciendo creer que hay un complot”: “Si un presidente del Congreso llama a un miembro de las Fuerzas Armadas es golpista. Si el presidente llama a las Fuerzas Armadas se le llama sujeción a la Constitución”.

LECTURA. ¿Fue correcto que Martos diera esa conferencia junto a los jefes militares y policiales? El exjefe del Comando Conjunto de las FF.AA., José Cueto Aservi, opinó que “ha sido un error”.

“Las Fuerzas Armadas no son deliberantes para puntos políticos. Muestra incoherencia porque el Gobierno habla de no sumergirlos en política y es lo primero que hace”, dijo a Correo.

De la misma forma opinó Luis Giampietri. El almirante AP (r) lamentó que manejen a los miembros de las FF.AA. para fines políticos.

“Es una lástima, pero el tiempo pasa factura. Lamento lo ocurrido porque conozco a dos de ellos (comandantes). En el caso de la Marina siempre hemos defendido la Constitución”, resaltó.

Por su parte, el general EP (r) Roberto Chiabra dijo que la presencia de los comandantes desvirtuó el presunto intento manipulación de Merino de Lama a los militares.

“No debieron presentarse, pero hay una situación que hay que esclarecer”, indicó.

De otro lado, el constitucionalista Óscar Urviola consideró que la presencia militar fue una decisión desacertada y que no respetó la Constitución.

“Su obligación de obediencia a órdenes superiores no les compromete a hacer tareas que no les corresponde”, indicó.

Finalmente expresó que los casos recientes que involucran a las Fuerzas Armadas “contravienen la Constitución” cuyo artículo 169 estipula que no son deliberantes, es decir, no pueden participar en actividades políticas.

Merino: “No anticipé la vacancia en la llamada”

El presidente del Congreso, Manuel Merino de Lama, aseguró ayer que no “anticipó la vacancia del presidente” Martín Vizcarra con las llamadas telefónicas a comandantes generales de las Fuerzas Armadas.

“Buscan hacer eco de una llamada con el señor Cerdán cuando no había una moción de vacancia porque estábamos en Junta de Portavoces”, dijo.