Desde diversos frentes, despliega acciones en las zonas de Áncash, Tacna, Arequipa y Moquegua afectadas por los desbordes.

Desde diversos frentes, el Ejecutivo ha desplegado acciones para atender las emergencias por huaicos y deslizamientos de tierras en Áncash, Tacna, Arequipa, Moquegua y otras zonas.

Precisamente ayer el presidente de la República, Martín Vizcarra, anunció que declarará en emergencia las localidades de Pomabamba, en la región Áncash, que fueron afectadas por los huaicos y deslizamientos, con el propósito de atender de manera rápida y oportuna a los damnificados que dejaron estos desastres naturales.

El Jefe del Estado dijo que llegó a esta provincia para coordinar la atención de la emergencia junto a las autoridades locales y regionales, además de supervisar las acciones que ejecuta el Instituto Nacional de Defensa Civil (Indeci).

“La primera decisión es que vamos a declarar en emergencia a Pomabamba, con la crecida del río se perdieron viviendas, puentes, carreteras y la bocatoma que abastece de agua potable a la población. Por eso, es necesaria una acción rápida del Estado”, informó.

En un encuentro con la población, el Mandatario recalcó que el Gobierno, pensando en el futuro de Pomabamba, atenderá también las necesidades de agua potable, mejorará la calidad de los servicios de salud y las carreteras para esta provincia.

Habilitan vías

El Jefe del Estado manifestó que los deslizamientos no solo dañaron terrenos agrícolas, sino también las carreteras importantes, motivo por el cual se trabaja en la habilitación de las vías alternas para que las zonas afectadas no queden incomunicadas.

Explicó también que las precipitaciones pluviales intensas, en el distrito de Parobamba, provincia de Pomabamba, ocasionaron un deslizamiento en el cerro Suchiman, lo que generó un embalsamiento del río Rupac, esto causó daños en las vías de comunicación y viviendas.

Respecto a las emergencias que ocurren en diversos lugares del país, el Mandatario reconoció la importancia de promover las acciones de prevención en la población, con el objetivo de que las familias sepan qué hacer en las temporadas de lluvias y huaicos.

“Hay que atender a los hermanos que han sido damnificados y lo estamos haciendo”, dijo. El Presidente recalcó que ante los efectos adversos del cambio climático todos los peruanos deben estar preparados.

En tal sentido, pidió a la población alejarse de las zonas consideradas peligrosas y evitar también construir sus viviendas en zonas vulnerables como quebradas y cauces de ríos.

Ejército en Aplao

Por otro lado, un contingente de más de 200 soldados de la Brigada de Intervención Rápida de la Tercera División del Ejército del Perú se trasladaron a la ciudad de Aplao, en la región Arequipa, para apoyar en la limpieza del lugar, donde el jueves cayó un huaico que ha dejado tres muertos.

El personal procedente de los cuarteles Mariano Bustamante y Felipe Santiago Salaverry, de la ciudad de Arequipa, limpió desde horas de la mañana en Aplao las viviendas y las calles que fueron inundadas por el lodo y las piedras.

La Tercera División del Ejército informó que la brigada que llegó a la zona del desastre es de avanzada. Además de prestar apoyo a la población, evalúan los daños dejados por el huaico.

La evaluación de daños permitirá determinar si es necesario contar con más personal, así como de maquinaria pesada para efectuar las labores de limpieza en el lugar de la emergencia.

Los soldados que integran la Brigada de Intervención Rápida están capacitados para brindar ayuda en cualquier caso de desastres naturales.

También el Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento (MVCS) dispuso el envío inmediato de maquinaria pesada para realizar la limpieza de calles y vías en el distrito de Aplao, en la provincia de Castilla, afectado por un huaico.

Un camión cisterna y un volquete, pertenecientes al Programa PNC-Maquinarias, realizarán trabajos en la zona. La primera unidad abastecerá de agua a los pobladores damnificados; en tanto, el envío de la otra unidad responde al requerimiento más inmediato de las autoridades y la población: la limpieza y el retiro de lodo, piedras y material acumulado, producto de la caída de un huaico.

Desborde del río Moquegua

El desborde del río Moquegua dañó viviendas, vías de comunicación e infraestructura pública y privada, por lo que las autoridades se organizan para atender la emergencia.

La furia del agua arrasó con árboles, piedras y todo lo que encontró a su paso.

Las turbulentas aguas del río Moquegua ingresaron a un grifo donde quedaron atrapadas siete personas, que subieron al techo para ponerse a buen recaudo y fueron rescatadas por los bomberos . Se inundó, además, la comisaría de Carreteras en Montalvo.

El desborde afectó el sector del puente Tucumán, de 30 metros de longitud y 9 de ancho.