¿Cómo desplegar redes de comunicaciones en la Selva, en zonas que son altamente protegidas y en la cual los permisos para poder instalar esta infraestructura no es fácil o en algunos lugares está absolutamente prohibida?

Esta es una pregunta que se hizo el Ministerio de Transporte y Comunicaciones (MTC) respecto a llevar conectividad a esa parte del país. Al respecto, la viceministra de Comunicaciones, Virginia Nakagawa, explicó que si bien a la fecha la instalación de estaciones bases se realiza en tierra, para la Selva se contempla que la instalación se realice en el aire, utilizando tecnologías avanzadas o disruptivas.

Explicó que la iniciativa busca beneficiar a las regiones de Amazonas, Loreto, Ucayali, San Martín, el Valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro (VRAEM), y en zonas de frontera de esa parte las cuales son más difíciles de poder llegar.

“Lo que estamos planteando es que se evalúe el uso de por ejemplo -como hay en otros países- el uso de globos o grandes drones, que van y tienen una cobertura de casi 200 kilómetros por cada uno, así como otras tecnologías, que pueden ser sumamente amigables con el medio ambiente y (con ello) se pueda lograr la conectividad en esas zonas”, sostuvo la viceministra en diálogo con Gestión.pe.

Detalló que esta iniciativa ya fue presentada y encargada a Proinversión, entidad que ahora tiene 10 meses para evaluar y emitir una respuesta, que culminaría con la puesta del proyecto a concurso en la que se decidirá a la empresa que lo ejecute. “Puede ser (el concurso) para el tercer trimestre del año próximo”, dijo.

Otro proyecto en marcha

Nakagawa precisó que Proinversión también tiene en sus manos el proyecto de conectividad Napo – Putumayo que busca llevar internet de banda ancha a Iquitos (Loreto).

Según dijo, este proyecto incluye una fibra óptica subfluvial cuyo punto de inicio será Yurimaguas.

Este propuesta tiene como fin beneficiar a 48,000 habitantes de 274 localidades de las zonas mencionadas.