Proyecta organismo multilateral para el mediano plazo. Además, destaca solidez de la demanda privada peruana.

El crecimiento se estabilizaría en aproximadamente 4% en el  mediano plazo, gracias a una sólida demanda privada, la cual contrarrestará el efecto de la consolidación fiscal gradual, precisó el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Se prevé asimismo que la inflación permanezca en la banda de 1%-3% fijada como meta por el Banco Central.

No obstante, para el director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, Alejandro Werner, los riesgos a la baja continúan siendo importantes para el país, incluyendo menores precios de las materias primas, las continuas tensiones comerciales y una baja ejecución de la inversión pública.

El organismo multilateral proyectó un crecimiento de 3.7% para la economía peruana en este año, debido a los modestos resultados del primer trimestre.

América Latina

De acuerdo con Werner, la actividad económica en América Latina y el Caribe sigue avanzando lentamente.

Para el 2019 se espera un crecimiento del producto bruto interno (PBI) real de 0.6% (la tasa más baja desde el 2016) y un repunte a 2.3% en el 2020.

“Este escaso dinamismo es el resultado de sorpresas negativas en el primer semestre del 2019, la fuerte incertidumbre respecto a las políticas económicas en algunas economías importantes, tensiones comerciales agudas entre Estados Unidos y China y un crecimiento mundial algo más débil”, precisó.

Agregó que la débil actividad económica registrada en la región obedece en gran medida a factores transitorios, como las condiciones meteorológicas adversas que redujeron la producción minera en Chile y el producto agrícola en Paraguay.

La actividad minera se moderó en Brasil tras el desastre de la represa de Brumadinho, en tanto que en México el crecimiento se desaceleró debido a una subejecución del presupuesto, huelgas de trabajadores y escasez de combustible.

“Dadas las débiles perspectivas de crecimiento y los importantes riesgos a la baja, las políticas económicas deberán encontrar un punto de equilibrio entre estimular el crecimiento y recomponer sus márgenes de maniobra.”

Consolidación fiscal

El representante del FMI indicó que la consolidación fiscal continúa siendo una prioridad en muchos países de América Latina, en vista de los altos niveles de endeudamiento público.

“Esto podría moderar el crecimiento, pero el efecto contractivo puede mitigarse protegiendo la inversión pública, focalizando los gastos sociales, elevando la recaudación de ingresos y recortando el gasto no prioritario”, sostuvo Werner.

Precisó que la política monetaria puede seguir apoyando el crecimiento en la región, sobre todo si se considera que en la mayoría de los países las expectativas inflacionarias están bien ancladas.