Álvaro Meneses (Wayka)

Hace apenas dos semanas, Luz Olaechea Álvarez Calderón pisó las instalaciones de la Fiscalía para responder las preguntas del equipo especial que investiga los presuntos falsos aportes a favor del fujimorismo en las elecciones de 2011 y 2016.

La mañana del 25 de julio de este año, la hermana del presidente del Congreso, Pedro Olaechea, llegó a la Fiscalía con su abogada María Gutiérrez Ballesteros, para responder a las preguntas de las autoridades.

El fiscal adjunto a cargo, Larry Toms Rengifo, comenzó a mencionar una serie de nombres para que Luz Olaechea confirme si los conocía o tenían algún vínculo, como Keiko Fujimori, Jaime Yoshiyama Tanaka, Jorge Yoshiyama Sasaki, Augusto Bedoya Cámere, entre otros. Negó conocerlos.

Casi al terminar la diligencia, según el acta al que tuvo acceso Wayka, el fiscal Rengifo llegó a la pregunta clave: “¿Realizó algún aporte a favor de algún partido político, como el partido político Fuerza 2011?”.

Entonces Luz Olaechea admitió: “Sí, hice un aporte para la campaña electoral de Fuerza 2011, di un donativo en víveres por valor de S/ 2.000”. Era la segunda que se presentaba, pero, aparentemente, en esa ocasión sus respuestas no dejaron satisfechos a los fiscales. Por eso, en esta ocasión, añadió: “Este donativo me lo hizo recordar mi empleado de nombre Miguel Mires Mires”.

En efecto, según declaró la hermana del presidente del Congreso ante el fiscal, su chofer, Miguel Mires, le recordó que ella le dio 2 mil soles para comprar víveres al por mayor para luego dejarlos en un domicilio de la calle Los Cipreses, en San Isidro. Dice que lo hizo a pedido de una amiga.

Y el fiscal repreguntó: “¿Se acercó usted a algún local del partido o a la casa en Los Cipreses donde se dejaron los víveres, a reportar su aporte en víveres?”. La hermana de Olaechea precisó: “No me acerqué a ningún local ni casa particular para eso (…), es mi chofer quien me hizo recordar que efectivamente sí había dado un aporte en víveres el 2011, pero nada más, ahí quedó el tema hasta que él me hizo recordar”.

Luz Olaechea agregó que a su chofer, quien habría llevado los víveres donados al fujimorismo, le informó que no le dieron ningún documento que certificase el aporte.

Las autoridades, sin embargo, han encontrado más vínculos entre Pedro Olaechea y los aportes a la campaña de Keiko Fujimori.

A mediados del año pasado, el exrepresentante de Odebrecht en Perú Jorge Barata confesó a la Fiscalía que se reunió con una docena de empresarios peruanos para coordinar el apoyo mediático a la aspirante del partido naranja en las elecciones de 2011.

“Estábamos en una mesa como aquí, éramos de 10 a 15 personas. Los empresarios más grandes del Perú y el pedido de (el entonces presidente de Confiep, Ricardo) Briceño era que la campaña de Keiko estaba en dificultad, que el candidato (Ollanta) Humala estaba creciendo y esperaba que los empresarios aportasen y ayudasen”, narró Barata.

Al terminar esa reunión, Barata contó a la Fiscalía que le entregó US$ 200 mil a Ricardo Briceño. Con esa información, el fiscal José Domingo Pérez allanó las oficinas del gremio empresarial e interrogó tres veces a Briceño.

En dos citaciones ante la Fiscalía, Briceño afirmó que la reunión a la que aludía Barata fue para impulsar una campaña mediática con el objetivo de levantar la imagen del empresariado. Pero en la tercera citación, Briceño cantó la lista de las empresas que aportaron a una campaña de “sensibilización”, pero que Barata interpretó como de respaldo a Keiko Fujimori, por lo que hizo el aporte. Además de compañías conocidas como Odebrecht y Southern, Briceño mencionó que “las empresas que aportaron después del 19 de abril del 2011 fueron (…) Volcan Compañía Minera S.A.A.,(…) y la Sociedad Nacional de Industrias (SNI)”.

Ambas empresas tienen vínculos con Pedro Olaechea. Según su declaración jurada, tiene 0,067% en acciones de Volcan, la tercera minera con mayor cantidad de infracciones ambientales registradas en el Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA). Además, Olaechea fue presidente de la SNI, de 2009 a 2012.

Es decir, según la versión de Ricardo Briceño, quien estuvo presente en la reunión entre empresarios y Jorge Barata para coordinar el apoyo a Keiko Fujimori -que era preferible a Humala, que para ellos representaba una amenaza-, la SNI también aportó cuando era presidida por Pedro Olaechea.

Luego de que Briceño habló, José Domingo Pérez citó a la Fiscalía a una serie de empresarios como José Picasso Salinas (Volcan), José Graña Miró Quesada (Graña y Montero), Óscar Gonzales Rocha (Southern), Germán Jiménez Vega (Pluspetrol), Javier Manzanares Gutiérrez (Telefónica) y Luz Olaechea Álvarez Calderón (Viña Tacama), la hermana del nuevo presidente del Congreso.

Wayka, reiteradas veces, solicitó al congresista Pedro Olaechea una entrevista para que esclareciera su relación con los hechos descritos, pero su respuesta siempre fue: “Tengo la agenda ocupada”.