Este tipo de negocios se expande en forma acelerada en América Latina

Por Víctor Lozano

Una fintech es básicamente una empresa que utiliza la tecnología para mejorar o automatizar los servicios y procesos financieros. El avance tecnológico alcanzado en los últimos años, sumado a la pandemia del covid-19 en el mundo, motivó que el número de estas unidades se incremente y se conviertan en una opción más viable y confiable para realizar diversas operaciones financieras.

De acuerdo con un informe del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en 2021 se identificaron 2,482 empresas fintech en América Latina, más del doble de las registradas en 2018, cuando se registraron 1,166, señala informe publicado hoy en el Diario El Peruano.  
Estas fintech latinoamericanas representan el 22.6% de las 11,000 empresas de este tipo que hay en el mundo, aproximadamente, según datos de The Global Fintech Index 2021.
Si se toma en cuenta el periodo comprendido entre 2017 y 2021, el crecimiento anual promedio ha sido del 37% (equivalente al 253% desde la primera recolección de datos en 2017 hasta diciembre de 2021), en términos del número de empresas operando en el sector.
Esto evidencia el dinamismo y expansión que la industria experimenta año tras año e indica que los emprendedores de América Latina ven oportunidades para atender la demanda insatisfecha de servicios financieros, así como los segmentos del mercado que permanecen excluidos.
Los emergentes 
De acuerdo con el informe del BID, hay seis países emergentes en la región que abarcan el 14% del total de las empresas fintech de América Latina, cuyo ecosistema experimenta tasas de crecimiento importantes.
En el caso de República Dominicana, por ejemplo, se han identificado 55 emprendimientos activos en 2021, mientras que, en 2017, se identificaron solo dos, lo que significa una tasa de crecimiento interanual promedio del 129%.
El Perú se sitúa como uno de los líderes de este grupo, seguido por Ecuador y República Dominicana, en términos de número de emprendimientos fintech actualmente activos.
Segmentos 
Al hacer una evaluación por segmentos, desde el 2017 se han identificado diversos segmentos de la industria de servicios financieros en donde se ha observado el surgimiento de empresas con modelos de negocio innovadores y de base tecnológica.
Desde plataformas de financiamiento alternativo para empresas, hasta aplicaciones o app de educación y salud financiera para individuos, las soluciones que ofrecen los emprendimientos fintech en América Latina abarcan una amplia gama de segmentos.
Así, sin cambiar la participación desde 2017, el segmento con el mayor número de emprendimientos es el de Pagos y Remesas con un 25% del total de empresas, seguido por el de Préstamos (19%) y el de Tecnologías Empresariales para Instituciones Financieras (15%). En el estudio publicado en diciembre último para los países de la Alianza del Pacífico, el segmento de Préstamos superó por primera vez al de Pagos y Remesas.
Si se analiza el ritmo de expansión promedio anual de los segmentos fintech en el periodo 2017-2021, se puede observar que el segmento con mayor crecimiento promedio anual fue el de Bancos Digitales con un 57%. Las soluciones de Tecnologías Empresariales para Instituciones Financieras, por otro lado, siguen a Bancos Digitales en términos de crecimiento anual promedio, pues reportan una tasa del 49%.
Financiamiento  
El estudio elaborado por la entidad multilateral reveló que de las 657 fintech latinoamericanas encuestadas, el 63% reportó haber recibido financiamiento externo, frente al 28% que respondió no haber recibido fondos de terceros.
El 9% restante prefirió no proporcionar información sobre su situación de financiamiento. Estos números no sufrieron cambios significativos respecto a la edición 2018 del informe.
Entre las empresas que aportaron información sobre financiamiento, el 39% afirmó haber recibido hasta 100,000 dólares de inversión. El segundo grupo más numeroso es el de las que declararon haber recibido entre 100,001 y 500,000 dólares, que representan el 24% del total.
Sin embargo, es destacable que solo el 10% declaran haber levantado más de cinco millones de dólares. Esto indica que, si bien la comunidad de inversionistas ha crecido y cada vez se dan a conocer más operaciones y con montos de inversión más elevados, más del 60% de las empresas en América Latina que han levantado capital no lo han hecho por más de medio millón de dólares.
Al consultar a las fintech sobre el origen de los fondos, el BID encontró que la fuente de financiamiento del 25% de la muestra fueron los inversionistas ángeles. Un 19% reportó haber recibido inversión por parte de su entorno personal (amigos, familia, entre otros), un 17% por parte de fondos de capital riesgo y solamente el 4% recibió deuda de riesgo.
En cuanto al sector público, solo el 7% de las empresas reportó haber recibido apoyo por parte del Gobierno.
Al comparar la evolución de las fuentes de financiamiento, el estudio reveló que en 2018 fueron los inversionistas ángeles quienes financiaron más de la mitad de los emprendimientos.
Hacia el 2020, estos seguían siendo la fuente de financiamiento a la que acuden la mayoría de emprendedores fintech en etapas iniciales, pero se observa una disminución importante que puede explicarse por el crecimiento de otras fuentes de financiamiento como el capital y la deuda de riesgo, los apoyos del Gobierno e inclusive el financiamiento proveniente de instituciones financieras, lo cual refleja también un ecosistema que va madurando.
Datos 
– El Perú lidera la clasificación de países con un sector fintech emergente con 132 emprendimientos.
– El 85% del financiamiento de plataformas de finanzas alternativas y crowdfunding en la región se destina a empresas.
– El 66% de las fintech de la muestra afirmaron que su oferta de productos incluye herramientas que ayudan al usuario a mejorar su salud y educación financiera.