Desde que empezó el proceso de descentralización (2002), el gobierno nacional no ha asumido un rol de control del gasto de los gobiernos subnacionales (regionales y locales), señaló a Correo Carlos Casas, decano de la Facultad de Economía y Finanzas de la Universidad del Pacífico.

Dijo que esa falta de control hace que se generen casos de corrupción y es cuando la Contraloría debe asumir un rol importante, pero “con un nuevo chip, que deje los pequeños detalles y no se le escapen hechos graves”.

Por casos de corrupción, que según el economista se da en los tres niveles de gobierno, se pierde 10% del Presupuesto Público, es decir, unos S/18 mil millones anuales.

REGLAS

Explicó que Perú es un país unitario en el que el gobierno nacional pone las reglas de juego y los gobiernos subnacionales tienen que  trabajar dentro del marco de estas reglas.

“El gobierno nacional no tiene capacidad de control. Ha perdido la labor de monitoreo, que deben asumir los ministerios y los órganos rectores. Cuando aparece un escándalo recién se procede al control. Debemos tener una actitud más proactiva que reactiva”, comentó.

Refirió que la gente tiene razón cuando dice que no hay Estado (por falta de control), “pero no hay recursos ni personal para hacerlo”.

MECANISMO

Sobre Presupuesto por Resultados, Casas dijo que este mecanismo se ha vuelto un poco burocrático. “Era un piloto que debía evaluarse para luego hacerlo universal, sin embargo no se hicieron las evaluaciones de impacto, es una gran tarea pendiente. La idea era tener una retroalimentación importante dentro de un ejercicio serio para optimizar los recursos. El tema debe pasar por evaluar si funcionó o no, saber si el gasto es más eficiente. Si no funciona, de repente mejorarlo, o no seguir con este mecanismo”, precisó.