María C. Medina

Según los fabricantes locales del sector joyería, la demanda se mantiene en alto pese a una caída del 80%, pero los mercados ganados en el exterior podrían perderse si no obtienen la materia prima.

Aún cuando el Perú es el sexto productor de oro del mundo, los joyeros nacionales tienen problemas para adquirir el metal precioso.

De acuerdo con Julio Pérez Alván, vicepresidente de la Asociación de Exportadores (ADEX), desde finales del 2019 se quedaron sin el mecanismo para comprar oro local como insumo.

Los fabricantes aseguran que podrían contratar más personal si se arregla el tema de la comercialización.

El marco regulatorio de las operaciones SWAP (canje de oro local por oro extranjero equivalente) para evitar el proceso de importación del oro era usado por unas 100 empresas de todo tamaño.

“Entonces, la Sunat lo consideraba una exportación, pero el físico nos lo daban aquí. Por esta ley, el sector joyero creció en los últimos 5 años, exportando más de 100 millones de dólares”, indicó.

MEDIDAS A TOMAR. Pérez Alván comentó que solicitan que el SWAP les permita depositar el dinero en vez del metal equivalente. Además, han pedido que se instale una Mesa Ejecutiva del sector.

“Hay una demanda increíble de oro, nos piden muchas joyas desde los Estados Unidos y Europa. Estamos desperdiciando una oportunidad de oro”, manifestó.

De resolverse este trámite -que requiere de un decreto supremo- consideró que el sector superaría los 30 mil empleos que se tenían hasta el año pasado, y que de 100 millones de dólares pasaríamos a ser una industria de 1000 millones de dólares en cinco a diez años.