El Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual (Indecopi) ultima su propuesta para modificar el Código de Protección y Defensa del Consumidor con el fin de potenciar el trabajo de fiscalización del comercio electrónico, cuyo uso se intensificó durante los últimos meses por la pandemia del nuevo coronavirus (covid-19).

“Sí, es un tema necesario [los cambios], aunque no todo se soluciona con regulación, pero el escenario ha cambiado completamente”, afirma la directora de la Autoridad Nacional de Protección del Consumidor de la citada entidad, Wendy Ledesma Orbegozo, quien expresa que existe una expectativa internacional para que el país eleve su estándar de defensa de los clientes o usuarios.

Proceso

En diálogo con el Diario Oficial El Peruano, recuerda que este proceso empezó en el 2018 y “lo terminamos de consolidar este año, pues incorporamos a esta propuesta normativa sobre comercio electrónico recomendaciones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y de Naciones Unidas”.

La funcionaria precisa que de acuerdo con los lineamientos de la OCDE para los temas normativo y regulatorio, Indecopi efectuó un trabajo técnico para realizar ajustes al Código de Protección y Defensa del Consumidor en el asunto del comercio electrónico y seguridad de productos.

“En la seguridad de los productos, vinculado con el comercio electrónico, todas las agencias de consumo le hemos puesto los reflectores porque ahora un artículo que es riesgoso y alertado en un país lo traen, por medio de las plataformas, a otros donde tal vez existen algunas debilidades en aspectos normativos o de supervisión”, asevera.

Ledesma manifiesta que por brindar facilidades al comercio internacional se corre el riesgo de que ingresen muchos productos y la capacidad operativa de supervisión de los riesgos no sea la adecuada para verificar la presencia, por ejemplo, de metales pesados en los juguetes. Este es un asunto que preocupa porque finalmente van a los consumidores más vulnerables, pues esos artículos son más baratos. “Obviamente, esa misma situación física se presenta en las plataformas”.

“Entonces, hemos efectuado ya la propuesta; esperamos que se publique pronto para recibir la opinión y recomendaciones de todos los ciudadanos y, lógicamente, de los gremios empresariales. También ejecutaremos un trabajo de socialización con nuestras agencias pares de consumidor porque es importante que participen”, recalcó.

Ajustes

Ledesma refirió que en octubre se lanzó el ‘Examen voluntario entre homólogos del derecho y la política de protección del consumidor del Perú’ (Peer Review) y una de las recomendaciones de Naciones Unidas era efectuar ajustes regulatorios en la economía digital y comercio electrónico en el país.

Por lo tanto, revela, existe también una expectativa de los organismos internacionales para que el Perú eleve su estándar de protección y a esto deberá acompañarlo un reforzamiento presupuestal para ejecutar una supervisión mucho más integral, además del acompañamiento que seguiremos realizando a nivel de política y plan nacional con los proveedores”, explica.

“Sí, es necesaria, y esperamos que se apruebe esta propuesta en el interior de Indecopi y la podamos someter a publicación, y así recibir las recomendaciones y comentarios para perfeccionar el instrumento y aprobar ajustes en el Código de Protección y Defensa al Consumidor”, reafirma.

Los expertos, refiere, señalan que el comercio es uno y existen los canales presencial y electrónico, pero –sostiene– el código presenta un enfoque mucho más aterrizado en la presencialidad.

“Por ejemplo, vas a una tienda, ves el precio del producto, después de eso lo comparas y recibes información de una persona, pero evidentemente ahí, tal vez, puedes saber del stock, las condiciones y características del artículo, alguien que te explica, y de cierta manera el código, como está normado, garantiza esa transparencia y acceso a la información”, detalla.

Sin interacción

Pero en las plataformas de comercio electrónico o en las aplicaciones (app) no es lo mismo porque no existe esa interacción, asevera la funcionaria. “Primero, son los términos y condiciones que debes conocer de la plataforma y de la aplicación; luego, son los términos y condiciones de los productos que se venden en la plataforma; además de los términos y condiciones de cada uno de los proveedores, pues algunos te aceptan el cambio gratuito del producto y otros no”.

Fiesta de Navidad

En estas fiestas de Navidad y Año Nuevo, el Indecopi puso en marcha una campaña en la que brinda recomendaciones a los usuarios para que las compras de los regalos y otros artículos, principalmente los que se efectúan vía internet, sean seguras.

Por ejemplo, se aconseja comprar a proveedores virtuales formales que cuenten con razón social, RUC (registro único de contribuyente), dirección, teléfono, correo electrónico, entre otros. Ojo, los formales brindan esta información y todos sus datos de contacto en sus mismas páginas web.

Es importante, recomienda, acudir solo a los sitios que protejan la información del cliente. Asimismo, se debe verificar que la dirección del sitio web donde se haga la compra comience con ‘https://’ y muestre un candado en la parte superior izquierda, pues así se acreditará que la página cuenta con un certificado de seguridad y que es auténtica.

La página web del proveedor debe tener disponible un Libro de Reclamaciones Virtual para que ante alguna disconformidad con el producto o servicio adquirido el cliente o usuario pueda registrar la queja o reclamo directamente ante el proveedor, precisa el Indecopi.