Una trabajadora de la salud de Nueva York se convirtió este lunes en la primera persona en ser vacunada contra el COVID-19 en una ceremonia pública en Estados Unidos, el país del mundo que ha sufrido más muertes por la pandemia.

“La primera vacuna fue administrada. ¡Felicitaciones Estados Unidos! Felicidades a todo el MUNDO!”, celebró el presidente saliente de Estados Unidos, el republicano Donald Trump.

Sandra Lindsay, una enfermera de una unidad de cuidados intensivos del Hospital Judío de Long Island recibió la inyección a las 9H30 (14h30 GMT) en una ceremonia televisada en directo.

La vacuna se va a administrar primero en el país a un grupo de población prioritaria: los trabajadores de la salud y los residentes de asilos de ancianos.

Lindsay describió la experiencia como la de cualquier otra vacuna.

“Me siento bien y me siento aliviada”, afirmó. “Espero que esto marque el comienzo del fin de un periodo muy doloroso en la historia de nuestro país”, agregó.

La enfermera quiso destacar a la opinión pública que la vacuna es “segura”.

“Estamos en una pandemia así que todos tenemos que poner de nuestra parte”, agregó.

La administración de la vacuna llega en un momento de alza de los casos en Estados Unidos, cuando el país acumula ya 299.000 muertos.

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, que participó virtualmente a la ceremonia, le dijo a Lindsay que esperaba que la vacuna le diera a ella y a otros trabajadores una sensación de mayor “seguridad”.

“El proceso de que la vacuna llegue a una masa crítica va a tardar meses. Entonces, esta es la luz al final del túnel, pero es un túnel largo”, indicó el gobernador, que reiteró el mensaje de que la población debe continuar respetando las medidas de distanciamiento social.

Los lotes de la vacuna de Pfizer/BioNTech salieron el domingo la planta de la empresa en Michigan.

Las dosis fueron enviadas en cajas con nieve carbónica (hielo seco), que las mantendrán a -70 ºC, la temperatura necesaria para conservar el compuesto.

Fuente: AFP