El vicedecano del Colegio Médico del Perú (CMP), Ciro Maguiña, calcula que en 10 días llegaremos a la cumbre de expansión del coronavirus. “El virus llegará a su meseta”, dijo a La República.

El viernes 13, antes que el presidente Martín Vizcarra declare el país en estado de emergencia, Maguiña calculó que en el tope del COVID–19, los contagiados llegarían a 20 mil o 30 mil. Pero consideró que de cumplirse estrictamente las medidas de aislamiento social, la cifra quedaría reducida a 800 infectados. “Estos días de cuarentena total, si la gente no se mueve, será así”, refirió.

Sin embargo, para el Grupo GT Analytics–Covid 19, las estimaciones son mayores. Su representante en Perú, Iván Robles, explicó que según estudios de la Universidad de Columbia, por cada contagiado hay 10 nuevos posibles. El último miércoles calculó que en nuestro país hay 1634 casos reales; en ese momento, había 145 pacientes de coronavirus. Es decir, la cifra era concordante.

Ayer, el presidente Martín Vizcarra reveló que el número de afectados se elevó a 234. Por ende, tomando como referencia las explicaciones de Robles, en el tope de la expansión del virus, los casos bordearían 2.340 de usuarios con síntomas.

Robles y Maguiña coinciden en que ya estamos en la cuarta etapa de la pandemia, fase en que la transmisión del virus es sostenida y masiva.

A eso se suma otro dilema: los ciudadanos conocen su diagnóstico de forma tardía. Mientras se comunican con las líneas del Ministerio de Salud, son atendidos y les aplican el test,usualmente transcurren nueve días, denunció el vocero de GT Analytic.

Un claro ejemplo fue el paciente cero, agregó Robles. El usuario llegó al país el 26 de febrero y recién supo de su diagnóstico el 6 de marzo. Ese día debió ejecutarse el estado de emergencia, consideró. Aunque, como se sabe, dicha medida fue ejecutada a partir del lunes 16, cuando ya habíamos pasado los 50 casos.

En Italia, el primer caso fue detectado el 21 de febrero y la cuarentena recién fue dictada el 11 de marzo, cuando ya superaban los 13 mil contagiados –actualmente tienen más de 30 mil–. En España, la historia va más atrás, el primer infectado fue diagnosticado el 31 de enero, se trató de un usuario que tuvo contacto con otro en Alemania, procedente de Wuhan, China. Y recién el 25 de febrero los casos se dispararon, cuando se hicieron miles de pruebas a pacientes con neumonía, que como se conoce, dieron positivo en COVID–19 y hoy son más de 13 mil.

Nuestro sistema de salud no está preparado para atender dicha cantidad de usuarios. Por eso, el gobierno apela a las medidas de restricción de tránsito para no repetir los ejemplos de Italia y España, que implementaron tarde esas disposiciones. Es la única manera, por el momento, de retener la expansión. En ese lapso, enfatizó Maguiña, se deben aplicar todas las pruebas de descarte posible.

Demora y carencia

En China, en el tope de su propagación, llegaron a 80 mil 860 diagnosticados con COVID–19, como producto de la aplicación semanal de más de 370 mil pruebas. Actualmente, se sabe que 60 mil usuarios superaron la enfermedad. Eso permitió que su sistema de salud realice un seguimiento a sus usuarios afectados, destape la cadena de contagios y evite que se expanda.

Al cierre de esta nota, en cambio, según lo expresado por el presidente, había 10 mil pruebas. Se utilizaron 3.841 y resultaron positivos 234. De estos, 19 están hospitalizados y siete permanecen internados y con ventiladores artificiales. El resto yace en sus hogares, sin mayores síntomas.

El Gobierno adquirirá un millón 600 mil pruebas de China, de las cuales 200 mil son moleculares. Aún se desconoce cuándo llegarán.

Mientras más demore la llegada de ese stock, es inminente que los casos aumentarán.

La aplicación limitada de estos test, permite que haya población asintomática con COVID–19 en casa o transitando. Según la revista Science, los pacientes que no presentan malestar, causan el 79 % de contagios. Son portadores invisibles.

Impacto económico de la pandemia y sus fases

El exministro de Economía Alonso Segura explicó que existen dos medidas para contrarrestar el coronavirus, pero que impactan en la economía a corto plazo: la mitigación y supresión. “Lo que está haciendo Perú es supresión, más agresiva”, manifestó. “Las partidas que asignó el MEF hasta ayer sumaban S/ 2.700 millones: S/ 1.200 millones para el bono, S/ 200 millones para EsSalud y la remuneración de sus trabajadores. Y otra parte que son más de S/ 700 millones para el presupuesto del sector Salud. La emergencia sanitaria está, pero tarde”, consideró. El exministro considera que este sacrificio económico debe ir de la mano del aumento de la aplicación de test de descartes para que el país busque retomar el ritmo.

Opiniones

Iván Robles – Grupo Analytics-Covid 19: “El paciente cero llegó a Perú el 26 de febrero y lo detectaron el 6 de marzo. En esa época la gente llamaba menos al Minsa. El problema es que el Estado se base en información con nueve días de atraso”.

Ciro Maguiña – Vicedecano del CMP: “Si voy en un microbus, voy a contagiar a todos. Estamos apuntando a que tendremos 800 casos. ¿De qué depende? Del aislamiento social. Estos días de cuarentena, si la gente no se mueve, será así”.