Un panorama sombrío es el que se vive en el ámbito laboral. Y es que para el trimestre julio, agosto y setiembre, un 26% de empresas proyecta una reducción de personal, un 55% que no habrá nuevos contratos y solo un 7% adelanta un ligero aumento de empleados, pese a que en ese período la economía debería estar entrando a la fase 3 de la reactivación.

Así, la expectativa neta de empleo –realizada por Manpower Group– para el tercer trimestre del año cae a -19%, su peor tasa en 12 años.

Pero el panorama es más complejo, pues la estabilidad laboral no solo se está viendo afectada por la reducción de empleos, sino, a la vez, por un mayor número de empresas solicitando acogerse a la suspensión perfecta de labores (28 mil hasta mayo).

Por sectores

La encuesta de Manpower identifica, además, que la disminución de personal se dará principalmente en cinco sectores claves de la economía local: agricultura y pesca; banca, finanzas, seguros y bienes raíces; manufactura, servicios y comercio.

En tanto, las expectativas de contratación se han debilitado en los cuatro tamaños de empresas, pero son las pequeñas las que tienen una expectativa con una caída más brusca (-21%).

Y a nivel de regiones, los empleadores de Cusco anticipan un mercado laboral más débil, cayendo la expectativa de empleo a -28%, seguido de Piura y Lima, con 24% y 22%, respectivamente.