Paul Herrera Guerra

A propósito de la reciente norma que permite desarrollar actividades laborales presenciales solo a los trabajadores que acrediten contar con su esquema completo de vacunación contra el covid-19, las empresas deben actualizar el registro del personal inmunizado y sensibilizar para seguir este proceso.

De ahí que lo recomendable será que los empleadores, a tono con dicha norma, procedan a informar, de forma inmediata, a los trabajadores que no cuenten con su esquema completo de vacunación la posibilidad de aplicar la suspensión perfecta de labores, tomando en cuenta la compatibilidad de la modalidad de trabajo con la naturaleza de las labores realizadas, recomienda un informe legal de Osterling Abogados.

En caso la empresa lleve a cabo trabajo presencial, se sugiere organizar de forma inmediata los turnos o roles de trabajo de acuerdo con los trabajadores vacunados.

Lineamientos

Conforme al D. S. N° 179-2021-PCM, desde el 10 de diciembre pasado, los trabajadores de toda empresa solo pueden ejecutar actividad laboral presencial si acreditan contar con su esquema completo de vacunación contra el covid-19.

En ese sentido, las empresas que operen presencialmente solo pueden llevar a cabo sus actividades con trabajadores que cuenten con su esquema completo de vacunación contra el covid-19. Caso contrario, estarán incurriendo en un incumplimiento legal y podrán ser sancionadas por la Superintendencia Nacional de Fiscalización Laboral (Sunafil), advierte la citada firma.

Incluso, de acuerdo con la Directiva Administrativa N° 321-Minsa, no resulta necesario que los trabajadores presenten su carné o certificado de vacunación cada vez que ingresen al centro laboral, “basta con la constatación inicial de parte del empleador”.

Según la directiva, un trabajador vacunado es aquel que cuenta con la primera y segunda dosis, así como la dosis de refuerzo cuando esta corresponda. Por tanto, agrega, aquellos trabajadores que aún no han sido programados para su dosis de refuerzo sí podrán realizar labores presenciales, siempre que cuenten con su primera y segunda dosis, y estén dentro de los cinco meses posteriores a la aplicación de la segunda dosis de esta vacuna.

Alternativas

En caso las empresas cuenten con trabajadores que no acrediten contar con este esquema de vacunación, los empleadores tienen tres alternativas.

En principio, disponer la realización del trabajo remoto, siempre que la naturaleza de las labores sea compatible con dicha modalidad. Esto, teniendo en cuenta que de acuerdo con el D. U. N°055-2021, el trabajo remoto solo estará vigente hasta el 31 de diciembre del 2021, advierte la firma.

Solo si la naturaleza de las labores del trabajador no fuera compatible con la modalidad del trabajo remoto, se entenderá producida la suspensión perfecta de la relación laboral (licencia sin goce de haberes). Esta medida podrá ser aplicada directamente, sin la necesidad de que medie un acuerdo con los trabajadores, atendiendo a que no hay un límite temporal para el otorgamiento de esta licencia, añade.

La tercera alternativa es disponer la suspensión imperfecta de la relación laboral (licencia con goce de haberes), para lo cual deberá mediar acuerdo expreso entre el empleador y el trabajador, en el cual, además, se fije el esquema de recuperación del tiempo y/o la compensación contra otros derechos laborales, detalla la consultora jurídica.

Si a pesar de todas estas alternativas, el empleador permite que un trabajador no vacunado asista a laborar presencialmente, podrá ser sancionado por Sunafil, por incumplimiento de las normas de seguridad y salud laboral.

Específicamente, por cometer una infracción muy grave en el marco del estado de emergencia sanitaria, precisa.

No obstante, destaca que, mediante resolución ministerial, el sector Trabajo podrá dictar supuestos de excepción, así como disposiciones complementarias.

Recomendaciones específicas

Tras la entrada en vigor de la referida norma, la laboralista Joyce Cieza advierte la existencia de un porcentaje pequeño de trabajadores que aún no se vacuna. Ante ello, considera que los empleadores pueden aplicar la suspensión perfecta de labores para aquellos a los que no es posible aplicarles el trabajo remoto.

No obstante, recomienda motivar el cumplimiento de la norma que regula el trabajo presencial.

La forma de hacerlo es facilitando a los trabajadores la vacunación contra el covid-19 lo antes posible, mediante su personal asignado en materia de SST, dijo la especialista y socia de Osterling. A su juicio, esto resulta vital porque considera que finalmente los trabajadores serían los perjudicados si no reciben su sueldo por estar con licencia sin goce de haber hasta que se vacunen.