Emanuele Cavalli nació en Lucera (Foggia) el 29 de noviembre. 1904. En 1921 se mudó a Roma; después de los primeros estudios, ingresó en el estudio del pintor Felice Carena. Las largas estadías en Anticoli  también fueron importantes para su formación como pintor, donde el joven  pudo encontrarse, además de Carena, con los pintores Onofrio Martinelli y Giuseppe Capogrossi, el escultor Arturo Martini y Fausto Pirandello.

En 1926, tres de sus obras fueron aceptadas por el jurado de la Bienal de Venecia (a partir de ese momento su participación  sería casi continua). El debut romano del artista tuvo lugar en 1927, cuando junto con Capogrossi y F. Di Cocco organizó una exposición en la casa de huéspedes Dinesen, despertando considerable interés.

En 1928 fue a Francia, donde fue presentado por su amigo Martinelli en el entorno de los Italiens de Paris (De Pisis, De Chirico, Savinio, etc.) e hizo algunos viajes a Aviñón y Orange. En París expuso en el Salón Bovy junto con Pirandello y Di Cocco.

De vuelta en Italia, pasó cierto tiempo en Puglia, presentando su primera exposición personal en el Bari Circolo en 1930. El mismo año se instaló en Roma.

Los años 1931-33 fueron fundamentales para la elaboración y la afirmación del tonalismo, la orientación estética y pictórica que tuvieron en Cavalli uno de los intérpretes más refinados  desde el punto de vista teórico.  Realizó  una importante serie de exposiciones en la Galleria di Roma, dos exposiciones colectivas  junto a C., Cagli y Capogrossi, en la galería de Milán Il Milione, en la galería parisina J. Bonjean  con el pintor E. Sclavi, además de los tres ya mencionados.

En esta brillante serie de exposiciones, el grupo contó con el apoyo de los galeristas PM Bardi (Galleria di Roma) y V. Ghiringhelli (Il Milione), así como del escritor M. Bontempelli, tío de Cagli y teórico del “realismo mágico”, tendencia literaria que tiene más de un punto de contacto con la pintura de los jóvenes tonalistas. Notable fue también la contribución de R. Melli, tanto como pintor y como crítico, ya que fueron sus artículos sobre Quadrivio  que dieron a conocer y apreciar esta nueva tendencia de la Escuela Romana.

El término Escuela romana quizás se usó por primera vez con motivo de la exposición parisina de 1933, cuando el crítico Waldemar George (en la presentación publicada en el catálogo) acuñó la definición école de Rome.

Años de intensa y fructífera actividad  que fueron coronados por dos exposiciones  importantes (en la galería Leonardo da Vinci en Florencia en 1939 y en el Zodíaco de Roma en 1945) y por la victoria en el concurso de la cátedra de pintura en la Academia de Bellas Artes de Florencia (1945). A esta ciudad, el artista se mudó con su esposa Vera Haberfeld.

El 1949, con la no renovación de la tarea docente, marcó el comienzo de una profunda crisis, a la que la orientación en sentido abstracto no fue ajena, que sus antiguos compañeros, Cagli y Capogrossi, comenzaron a seguir.
Muchas pinturas de años anteriores fueron destruidas por el artista, quien también participó en actividades distintas a la pintura. En 1949 y en 1950 fue director artístico de la nueva galería Vigne en Florencia, y en 1952 trabajó en los Uffizi como fotógrafo de la Superintendencia de monumentos. Continuó exhibiendo, obteniendo varios premios (Premio May of Bari, 1951, premio de compra en el Fiorino, Florencia 1953, premio del Ministerio de Educación en la VII Cuadrienal de Roma, 1955, Premio Lucera, 1957).

En 1960, ahora en plena recuperación, se le asignó la enseñanza en la Escuela Libre del Desnudo en Florencia.

Murió en Florencia el 15 de marzo de 1981.


Fuente: http://ineselo69.blogspot.com/2018/04/emanuele-cavalli.html