Silicon Valley es la ‘meca de la tecnología’. Es la región de California donde se ubican grandes compañías como Google, Apple, Facebook o AMD, pero también es el lugar de arranque de distintas ‘startups’, que inician con más ideas y ganas de triunfar que con presupuesto. Silicon Valley es un lugar para empezar a bosquejar los sueños. Y así lo entendieron Freddy Linares y Omar Azañedo, dos emprendedores peruanos que -desde hace 13 años- decidieron empezar una propuesta para acercar este ambiente a otros compatriotas o personas interesadas en conocer más acerca del mundo de la tecnología y el emprendimiento.

Freddy Linares, director de Neurometrics, y Omar Azañedo, fundador de Non Cash, iniciaron la primera versión del programa en 2009 y, en el próximo mes de octubre, tienen planeada la nueva edición denominada “Digitalks 2021: Silicon Valley Innovation Program”.

Para conocer más sobre la historia de esta propuesta y su importancia conversamos con Freddy Linares, uno de los emprendedores de este programa.

— ¿Cómo surgió la idea del programa?

Tanto en el caso de Omar como en el mío hemos estado ligados al mundo del emprendimiento. Por el lado de Omar, al comercio internacional, y en mi caso, en tecnología. En el año 2008 comenzamos a evaluar esta idea viendo el contexto del país. A partir de esa idea que iba y venía en cuanto a versiones, en cómo se iba a hacer, en 2009 organizamos la primera versión de este programa de innovación e inversión en Silicon Valley. Fue un primer grupo bastante grande, de hecho hubo bastante expectativa en el contenido y en la idea. Y superó lo que nosotros habíamos esperado al inicio.

Tuvimos participantes de diferentes sectores, cargos empresarios, cargos directivos de empresas de seguro, universidades, emprendedores que recién salían de la universidad y estaban empezando a ver alternativas.

— ¿Qué objetivos se trazaron desde el inicio?

El primer objetivo estaba relacionado a poder mostrar de forma directa lo que es muy difícil transmitir al inicio, cómo se trabaja ahí -lo que le llaman el ‘mindset’- y también la organización, un poco de la ciudad y un poco de las empresas. No es lo mismo leer un libro sobre París, que conocer la ciudad, conocer la gente, etc. El segundo objetivo era conformar un grupo de personas que luego puedan tener vinculación y puedan contar a otras personas de qué se trataba. Lo llamamos ‘train the trainers’ o un efecto de expansión. Y el último objetivo era poner en contacto a estas personas con otras organizaciones o profesionales que, probablemente, puedan ayudarlos.

Estos tres puntos se cumplieron. Luego que regresamos, muchos de los participantes comenzaron a trabajar en proyectos de innovación dentro de sus propias empresas y universidades. Los más jóvenes fundaron ‘startups’ que luego ganaron premios en concursos y ahora siguen con una serie de emprendimientos importantes.

Así comenzó la idea de la primera versión. Son 13 años. Hemos tenido diferentes formatos.

— ¿Siempre han ido a Silicon Valley?

Nos mantenemos un poco con el foco ahí porque creemos que ahora, más que antes, es importante seguir estableciendo estos vínculos. Hay mucha gente que ya ha superado la etapa de conocer e identificar oportunidades en esta región. Pero todavía hay otras que están empezando, no necesariamente por un tema de edad sino porque hay ejecutivos que están dejando empresas y que quieren empezar un proyecto propio. Entonces por eso nosotros nos hemos enfocado en esa región. También, estamos considerando seriamente, dentro de Estados Unidos, el ecosistema en Miami que está muy activo. Luego estamos viendo también Alemania, específicamente Berlín y Múnich. Y Ámsterdam también lo tenemos en el radar. Espero que a futuro podamos generar una primera versión ahí, pero nuestra casa clásica es California por muchos motivos: la ciudad, la infraestructura, la forma en que trabajan, el nivel educativo, el nivel profesional y el tipo de empresas. Hay muchos temas para seguir conociendo allá.

La delegación de emprendedores ha visitado tanto compañías grandes como pequeñas 'startups'. (Foto: Difusión).
La delegación de emprendedores ha visitado tanto compañías grandes como pequeñas ‘startups’. (Foto: Difusión).

— ¿Cuál es la importancia de Silicon Valley en el mundo del emprendimiento?

La historia de Silicon Valley empezó hace bastantes años, con un desarrollo que se dio por estas empresas que están orientadas a ‘semiconductores’ (partes de equipos tecnológicos e informáticos). Luego de eso, las universidades locales y los fondos de inversión han generado estas variables y la mezcla ideal para que las ideas se puedan transformar en algo concreto y puedan probarse rápidamente.

Una persona que hoy está pensando en temas digitales o que quiere probar una idea en cuanto a una aplicación, si bien es cierto que puede empezar a desarrollar su iniciativa en Perú o cualquier otro país, pero también es importante acortar este ciclo de aprendizaje. Porque esta persona finalmente tiene que conocer el negocio, la tecnología, de temas legales, etc., pues siempre los equipos de las ‘startups’ son pequeños. Entonces buscamos acortar este ciclo de aprendizaje. La evidencia es que muchos de nuestros participantes han comenzado un poco con este primer empuje y luego, obviamente, por mérito propio han hecho despegar lo que tenían planeado a nivel de empresa o a nivel independiente.

— ¿Qué experiencia se llevan aquellos emprendedores que han pasado por el programa?

Es poco objetivo que cuente lo que ellos nos dicen porque soy parte de la organización, pero tenemos muchos testimonios de participantes que han encontrado temas de interés y que nos cuentan sin ningún tipo de compromiso lo que les ha parecido de utilidad. Nos cuentan no solo cómo ha impactado a la forma como trabajan, sino al ángulo que le han dado a la forma de trabajar y a sus equipos.

Lo que normalmente hacemos en estas visitas es preparar una mezcla de temas que pueden ser de utilidad para alguien que quiere conocerlos en 4 días, aunque en este caso van a ser 3 días. Son temas relacionados a tecnología, qué es lo que se está usando, qué aplicaciones se están usando para crear otras aplicaciones. La duda principal de alguien que va a empezar una ‘startup’ es, además de quién lo va a programar, de qué servicios me voy a apoyar para poder construir una aplicación. Entonces, conversando con las personas que ya trabajan en proyectos grandes resolvemos estas dudas.

Luego, temas relacionados a marketing digital, que ahora es mucho más de interés. Vemos temas relacionados al proceso de emprendimiento en sí, donde invitamos a algunas personas que nos comentan sobre cómo deberían abordar una iniciativa como esta. Visitamos también algunos centros de incubación, de aceleración. Ellos no solamente nos presentan las ‘startups’ que ya tienen ahí, que son aplicaciones muy conocidas y que muchos de ustedes de repente lo tienen en sus teléfonos, sino también que nos dan una mirada general de qué es lo que el participante puede sacar provecho con ellos, en su centro de emprendimiento.

Visitamos también empresas de tecnología de gran escala y ‘startups’ que están todavía en un garaje. Es útil porque el grande y el pequeño tienen una escala distinta y lo que queremos es que los participantes sepan de que ya sean sus planes distintos, o de gran escala, o inicialmente empiecen con un presupuesto menor, hay gente haciéndolo también.

— Mucho se habla en los últimos años de ‘startups’. ¿Qué es una ‘startup’ y cuál es su importancia?

Una ‘startup’ es una empresa, pero es una empresa que tiene un potencial de escalamiento muy rápido. No es una empresa tradicional, no es una empresa que tiene una forma de crecer lineal. El concepto o clasificación de una empresa como ‘startup’ tiene como principal componente que esa empresa tenga un potencial de crecimiento muy grande.

Hay muchos proyectos en Perú que están en esa línea, que son aplicaciones web y móviles, que ya están dando servicios en el extranjero incluso. Muchos de ellos ya han recibido inversión de fondos de fuera del país, empezaron con grandes fondos que operan en Estados Unidos y luego han empezado a cobrar interés por Latinoamérica. Algunos de nuestros exparticipantes, por ejemplo, alguna vez se les ha coordinado una reunión para poder presentar esta idea en un tiempo bastante corto -de 3 minutos o 5 minutos- para compartir con las personas invitadas (representantes de fondos de inversión, capital de riesgo) qué es lo que están ofreciendo y qué es lo que ellos necesitan para lograr los objetivos que quieren.

— ¿Qué es lo que se viene para el programa?

Primero, creo que es un gusto regresar. El año 2020 fue un año inesperado, sorpresivo y de cambios. En ‘Neurometrics’ hemos diseñado una agenda de 3 días con presentaciones de especialistas de empresas tecnológicas de gran escala, hablando sobre tecnologías de vanguardia, hablando sobre automatización, sobre marketing digital, sobre emprendimiento y sobre inteligencia artificial. También vamos a hablar sobre algunos casos de uso de la investigación y desarrollo para empresas. Esto es en la semana del 11 de octubre y empieza el martes 12. Son tres días de actividades y luego viene una conferencia el día 15 y 16 también en California, organizada por un grupo de peruanos que son bastante cercanos a los peruanos que normalmente están involucrados acá con el tema tecnológico. Es un evento muy interesante.

Los que ya están inscritos en esta nueva versión van a tener, además de los tres días, dos días más de conocer, hacer networking y aprender. Yo creo que va a ser bastante productivo. Es además una ciudad espectacular y están todos invitados para contactarnos, conocer un poco más, absolver dudas y si tienen algo en mente que empiecen a trabajar en su idea. Son 13 años con este programa y creo que este retorno va a ser bastante interesante.