–Este 15 de junio, con la total entrada en vigor del nuevo Código Procesal Penal en la Corte Superior de Justicia de Lima Centro, se cierra el proceso de implementación de este cuerpo legislativo en el país. 

–Efectivamente, el próximo martes se implementará en el distrito judicial de Lima Centro este código en su totalidad, pero también entra en vigor para la Corte Nacional Penal. Ya con ello se cierra el círculo que empezó en el 2006 con la implementación del nuevo Código Procesal Penal del 2004.

¿Qué beneficios genera la implementación de este código en la Corte Superior de Justicia de Lima Centro y en la Corte Nacional Penal?

–Varios. Ya sabe la población de la trascendencia de la Corte Nacional Penal, que conoce casos relativos a la criminalidad organizada. La aplicación del nuevo Código Procesal Penal generará en esta corte de ámbito nacional que los trámites que esta lleve a cabo sean más expeditivos y que los juzgamientos que realice demoren menos tiempo. Igualmente ocurrirá en la Corte Superior de Justicia de Lima Centro, que tiene y soporta la mayor carga procesal en el ámbito nacional. En el distrito judicial de Lima Centro generará que los juicios o procedimientos sean más céleres y que la ciudadanía tenga mayores respuestas o respuestas más inmediatas a los conflictos sociales que se presentan y a la criminalidad que ocasiona inseguridad ciudadana.

–¿Qué medidas ha adoptado la Corte Superior de Justicia de Lima Centro para ejecutar la aplicación total del nuevo Código Procesal Penal?

–Era todo un reto que venía desde hace mucho tiempo. Se requería una inversión importante que ya se concretó y se han implementado órganos jurisdiccionales. En el edificio Raimondi, en el distrito de La Victoria (esquina de la avenida Iquitos con el jirón Raimondi) como nueva sede de la especialidad penal funcionará la mayoría de los órganos jurisdiccionales que aplicarán el nuevo Código Procesal Penal. Ahí se encuentran 26 juzgados de investigación preparatoria, 13 juzgados unipersonales, dos juzgados penales colegiados y una sala penal de apelaciones.

–¿Los magistrados que se encargarán de estos órganos jurisdiccionales ya fueron capacitados y tienen la experiencia para aplicar este cuerpo legislativo?

–Sí. Varios de los jueces que estarán a cargo de estos órganos jurisdiccionales son magistrados que ya aplicaban el nuevo Código Procesal Penal en casos de corrupción de funcionarios y en procesos de flagrancia. También hay personal que mediante concurso público ha ingresado para laborar en estos despachos judiciales. Y la mayoría de las personas que asumirán sus funciones en estos nuevos órganos jurisdiccionales están ya capacitadas en la aplicación de este nuevo código.

–¿Quedan todavía en el distrito judicial de Lima Centro expedientes en trámite con el Código de Procedimientos Penales o ya se culminó con la carga procesal correspondiente a este cuerpo legislativo?

–No. A partir del 15 de junio se cerrará el turno de todos los órganos jurisdiccionales penales que hasta ese día estarán existiendo, y ellos se encargarán de liquidar y terminar todos los procesos que con el Código de Procedimientos Penales empiecen hasta antes de ese día. Así, a partir del 15 de junio los nuevos órganos jurisdiccionales que comenzarán a funcionar en el edificio Raimondi empezarán a administrar justicia con carga cero.

–A propósito de la aplicación total del nuevo Código Procesal Penal en la Corte Superior de Justicia de Lima Centro, ¿cuál es su mensaje para la ciudadanía?

–Envío a la ciudadanía un mensaje de confianza. Vamos a trabajar de manera ardua para que las bondades que tiene el nuevo Código Procesal Penal puedan reflejarse efectivamente en procedimientos más rápidos, con mayor eficacia, a fin de sancionar las conductas disociales que se presentan, pero también con garantía, a efectos de que la persona tenga todos los derechos que le otorgan la Constitución Política y las normas. Esto para que el proceso penal sea llevado a cabo por los cauces de un “debido proceso”, con tutela jurisdiccional efectiva y con respeto a todas las garantías, para que la condena o absolución que se establezca, de ser el caso, se sustente en un proceso regular.

Antecedentes

El 22 de julio del 2004 se promulgó el Decreto Legislativo Nº 957, que estableció la aplicación en todo el país del nuevo Código Procesal Penal, que entró en vigor de manera gradual en los diversos distritos judiciales.

En la Corte Superior de Justicia de Lima Centro, la implementación y aplicación progresiva de este cuerpo legislativo se inició en el 2006 con la creación de los juzgados de investigación preparatoria y unipersonales en la sede Carlos Zavala. Posteriormente, mediante el Decreto Supremo Nº 005-2021-JUS se determinó la aplicación total de este código en el distrito judicial de Lima Centro a partir del 15 de junio del presente año.

Etapas del proceso

Conforme al nuevo código, un proceso penal común se inicia con la investigación preparatoria que incluye las diligencias preliminares, continúa con la etapa intermedia y, luego, el juicio oral.

Cuando el proceso común penal está en etapa intermedia y el fiscal requiere el juicio oral, se necesitan indicios suficientes.

En cuanto a la sentencia, esta requiere de elementos de prueba más allá de toda duda razonable.