El presidente de Credicorp, el grupo empresarial dueño del banco BCP, Pacífico Seguros, Prima AFP, Dionisio Romero Paoletti, reveló en su declaración ante el fiscal José Domingo Pérez un aporte en efectivo por US$3.65 millones a la campaña presidencial de Keiko Fujimori en el 2011.

Se justificó

Este último lunes a través de la cuenta oficial de Credicorp Ltd. en la red social Twitter, Romero Paoletti envió una carta dirigida a los colaboradores de las empresas de la corporación, donde justifica el porqué del aporte a la campaña presidencial de Keiko Fujimori el 2011.

Desglose comunicacional de la carta de Dionisio

César Cárdenas, Director de Crisis Efecto Estrategia Comunicaciones señala que la Real Academia Española (RAE) describe la zozobra como la inquietud, aflicción y congoja del ánimo, que no deja sosegar, o por el riesgo que amenaza, o por el mal que ya se padece.

“A juzgar por los resultados electorales del 2011 y el sentimiento que afligía al empresario más importante del país, el 49% de la población tuvo un tipo de zozobra y el 51% otra. La zozobra ganadora fue la que generó el posible retorno del fujimorismo al poder, y a la luz de lo acontecido en el último Congreso, ese pánico nos salvó del abismo”, sostuvo.

Según Cárdenas las estrategias de comunicación de crisis se basan en responder tres preguntas: ¿En qué nos equivocamos? ¿Cuáles serán nuestras medidas correctivas? ¿Qué es mito y qué es realidad?

El experto en crisis reputacional indicó que la primera pregunta ha sido respondida por el empresario claramente con un “No nos equivocamos, lo hicimos por el Perú, pues estábamos en una situación de zozobra”.

“Es esta palabra el centro de la estrategia narrativa para justificar la entrega de US$3.65 millones en efectivo, en maletines, en varias armadas y eludiendo todos los sistemas de prevención antilavado. Para mala suerte, la plata se le donó a la candidata que perdió y que hoy está en prisión, investigada por liderar una supuesta organización criminal. Este es un duro golpe para los millones de clientes del BCP”, comentó.


La estrategia comunicacional de Credicorp

● El objetivo de difundir la carta a la opinión pública -antes que los medios difundan los testimonios dados a la fiscalía- es mitigar el impacto destructivo que generan las revelaciones privadas y adelantarse con un acto de transparencia pública y de compromiso con el Perú. Usted juzgue los resultados.
● La carta se dirige a su “estimado equipo” pero Credicorp publica su carta en twitter (cuenta creada en octubre de este año para este fin específico). El objetivo es hacernos espectadores de una puesta en escena entre él y sus colaboradores. Hubiese correspondido algo más honesto como “estimados colaboradores, clientes y compatriotas”.
● “Siento que es necesario escribirles esta carta para explicarle mis razones”, dice Romero. Este es un intento de presentar su confesión como un sentimiento, una necesidad que de pronto asalta su alma. Lo real es que “es necesario” porque “es conveniente”.
● Indica también que entregaron “una cifra excepcional” frente a “una amenaza excepcional”. Sin embargo, también lo hicieron de una manera excepcional, con dinero efectivo, eludiendo todos los sistemas de prevención antilavado.