El presidente Francisco Sagasti promulgó la nueva ley agraria, aprobada hace dos días por el Congreso de la República, después de 25 días de derogar el anterior régimen.

Se trata de la Ley N° 31110, Ley del Régimen Laboral Agrario y de Incentivos para el Sector Agrario y Riego, Agroexportador y Agroindustrial, publicada hoy en el Diario Oficial El Peruano.

“El Congreso ha aprobado una ley que involucra a trabajadores, empresarios y gobierno, y el Ejecutivo debe promulgarlo. Es una ley que involucra a empresarios, trabajadores y el Estado”, indicó el ministro de Economía y Finanzas, Waldo Mendoza, en conferencia de prensa en Palacio de Gobierno.

Reconoció que la ley es “imperfecta”, pues no ha dejado satisfecho a todos los actores involucrados, pero soluciona problemas de corto plazo.

“Si esta ley hubiera satisfecho plenamente el interés de trabajadores sería un problema porque una elevación muy fuerte de salarios de 50% iba a afectar la salud de empresas. Si hubiera satisfecho plenamente a los empresarios, los trabajadores seguirían protestando con mucha más intensidad”, anotó.

Entre las novedades que trae la nueva norma se encuentra una Bonificación Especial por Trabajo Agrario (BETA) de 30% de la Remuneración Mínima Vital (RMV), lo que actualmente suma S/ 279. Este bono no tiene carácter remunerativo.

También establece que los trabajadores del sector participen del 5% de las utilidades de sus empresas entre los años 2021 y 2023; del 7.5% entre los años 2024 y 2026; y del 10% de las utilidades a partir de 2027.

Además, se agregó en el nuevo texto sustitutorio de la norma la octava disposición complementaria final, en donde es establece que el régimen laboral alcanza a la industria de la palma aceitera, pero no los beneficios tributarios.

En el terreno tributario, el titular del MEF resaltó que los beneficios recuperen su carácter transitorio, y que las empresas del sector agroexportador paguen la tasas de 29.5% de Impuesto a la Renta (IR) desde 2028.

“Posiblemente el incremento salarial golpee con mucha fuerza a empresas más pequeñas. El pago de 15% de IR se va a mantener por cinco años para empresas pequeñas e irán elevándose gradualmente”, puntualizó Mendoza.