¡Las predicciones del físico Albert Einstein eran correctas! El equipo de investigadores del Telescopio Horizonte de Sucesos (EHT, en sus siglas en inglés) dio a conocer este jueves la segunda imagen de un agujero negro. En este caso, el protagonista es Sagitario A*, un agujero negro supermasivo que se encuentra en el centro de nuestra galaxia, la Vía Láctea.

La información preliminar sobre este coloso agujero negro sugiere que tiene una masa de aproximadamente 4,3 millones de veces el tamaño de nuestro Sol, un diámetro de 44 millones de kilómetros y se encuentra a 27 mil años luz de distancia de la Tierra.
“Nos sorprendió lo bien que el tamaño del anillo coincidía con las predicciones de la Teoría de la Relatividad General de Einstein“, dijo Geoffrey Bower, científico del proyecto EHT y miembro del Instituto de Astronomía y Astrofísica, Academia Sinica, en Taipei, en el blog oficial de EHT.
La fotografía fue tomada por una red telescopios distribuida en todo el mundo. En ese sentido, el EHT es una colaboración internacional que combina señales de ocho observatorios situados en diferentes partes del planeta con el objetivo, entre otros, de observar a Sagitario A*.
Como se recuerda, este grupo consiguió -hace tres años- la primera imagen de un agujero negro supermasivo, el que está en el centro de la galaxia Messier 87 (M87), ubicada a 55 millones de años luz.
Los dos agujeros negros se ven notablemente similares, a pesar de que el agujero negro de nuestra galaxia es más de mil veces más pequeño y menos masivo que M87, refiere EHT.
La imagen se ha presentado hoy en varias ruedas de prensa simultáneas, entre ellas, una convocada por el Observatorio Europeo Austral (ESO) en su sede de Garching, cerca de Múnich (Alemania), y también fue objeto de análisis en seis estudios científicos en la revista especializada  Antrophysical Journal.
¿Por qué es tan importante este hito histórico?
“Estas observaciones sin precedentes han mejorado en gran medida nuestra comprensión de lo que sucede en el centro de nuestra galaxia y ofrecen nuevos conocimientos sobre cómo estos agujeros negros gigantes interactúan con su entorno”, aseguró Bower sobre la importancia de la foto captada de Sagitario A*.
En la imagen puede observarse un círculo opaco luminoso, tras el cual se encuentra el ‘horizonte de sucesos’ (u ‘horizonte de sucesos’), punto desde el cual no hay retorno (ni siquiera la luz puede escapar), una vez que se cae dentro del rango de atracción gravitatoria del agujero negro.
Aunque no podemos ver el agujero negro en sí porque es oscuro, el gas brillante que lo rodea revela una región central oscura (llamada “sombra”) rodeada por una estructura similar a un anillo brillante. La imagen captura la luz desviada por la poderosa gravedad del agujero negro, descubierto en 1974.
La directora de la Fundación Nacional de Ciencia de EE.UU., France Córdova, señaló que “este es un enorme día para la astrofísica“, porque “estamos viendo lo invisible”. En ese sentido, cabe resaltar que, hasta el momento, no se contaba con un registro claro de lo que había en el centro de la galaxia.
“Este resultado proporciona evidencia abrumadora de que el objeto es de hecho un agujero negro y arroja pistas valiosas sobre el funcionamiento de tales gigantes”, que se presume habitan el centro de cada galaxia, comunicó el EHT.