El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo que su país “no puede aceptar” a más solicitantes de asilo porque “está lleno”, e insinuó que México debería deportar a los indocumentados que lleguen a la frontera.

Durante una visita a El Centro (California), en la frontera con México, Trump condenó el “aumento colosal” en la llegada de indocumentados a la zona limítrofe, y dijo que “no se puede permitir” porque está “sobrepasando el sistema migratorio” estadounidense.

En un acto con agentes de la Patrulla Fronteriza, el mandatario aseguró a esas autoridades que “no tienen que aceptar” la entrada de los indocumentados que piden asilo en el país. “No pueden aceptarlos. Que vuelvan a México, y México les devolverá a su país”, subrayó.

Trump parecía hacer alusión al programa Protocolo de Protección de Migrantes que su Gobierno comenzó a implementar este año, por el que las autoridades fronterizas han exigido a algunos inmigrantes centroamericanos que esperen en México a que se tramite su petición de asilo en EE. UU.

La interpretación de Trump parece incluir la noción de que México podría deportar a sus países de origen a los migrantes que esperan en su territorio a que se resuelva su caso en los tribunales migratorios de EE. UU.

Algo más

Idea de Trump contradice las leyes internacionales sobre asilo, que prohíben devolver a un inmigrante al país del que ha huido y en el que podría estar en riesgo.