Educando con la música.
Esta serie de apuntes no tiene como objetivo enseñar música; sino auxiliarnos de ella para educar, educarnos y beneficiarnos de las diferentes virtudes que produce en nosotros. Los sonidos armoniosos, las construcciones geniales de autores y ejecutantes; la capacidad y vitalidad de los directores de orquesta los escenarios históricos y las razones de la existencia de las composiciones son solo algunos pretextos para involucrarnos en esta aventura. Escucharlo en un salón de clase, en casa, en el auto, en una reunión social; toda ocasión sirve de pretexto para compartir estas obras

Cada una de nuestras intervenciones van acompañadas de una breve referencia para ilustrarnos del que esperamos su mejor acogida.

8 Beethoven. Concierto para Piano N° 3 estrenada en 1803. En el piano Alfred Brendel y la dirección del maestro Claudio Abbado. La majestuosidad de Brendel en el piano y la energía y la desbordante simpatía y calidad de Abbado en la dirección hacen relucir esta obra. Se evidencia en la misma, en su ejecución romanticismo, desilusión y dramatismo (lo remarca la parte final del primer movimiento) pero también el rehacerse en la vida, vivencias muy marcadas del mismo autor. Se manifiesta como anécdota que en la noche de su estreno no estuvo acabada la partitura. Un amigo de Beethoven que pasaba las hojas (de la partitura) no veía sino algunos rasgos que solo entendía el mismo autor. Beethoven tocó el piano de memoria.

Abel Oruna Rodríguez