Esta serie de apuntes no tiene como objetivo enseñar música; sino auxiliarnos de ella para
educar, educarnos y beneficiarnos de las diferentes virtudes que produce en nosotros. Los
sonidos armoniosos, las construcciones geniales de autores y ejecutantes; la capacidad y
vitalidad de los directores de orquesta los escenarios históricos y las razones de la existencia
de las composiciones son solo algunos pretextos para involucrarnos en esta aventura.
Escucharlo en un salón de clase, en casa, en el auto, en una reunión social; toda ocasión sirve de pretexto para compartir estas obras

Cada una de nuestras intervenciones van acompañadas de una breve referencia para
ilustrarnos del que esperamos su mejor acogida.

Strauss, Johann. Die Fledermaus (Rehearsal 1970 en el vídeo minuto 0 a 35). Este
ensayo desarrollado en 1970 antes del concierto, da a conocer la calidad y
majestuosidad con que Kleiber transformaba las obras a sublimes y perfectas y lo
han llevado a catalogarlo como el mejor de los Directores de Sinfónica de todos los
tiempos. Nótese que Carlos se entrega con pasión extrema a la dirección
dominando la obra y dominando con persuasión a la orquesta el perfecto ejemplo
para nosotros de cómo comportarnos en el aula con nuestros estudiantes, es decir
como un solo equipo. No cabe la menor duda que al entrar al detalle en cada
compás y orientar a los músicos los lleva a otro nivel cuando mezcla los sonidos
(desarrollando onomatopeyas para cada ocasión) pero sobre todo cuando trata de
transmitir los mensajes que representan los sonidos, como dibujando en la mente de
los músicos pasajes sensibles de nuestra propia historia. Nótese las caras de los
músicos concentrados y convencidos que lo que están haciendo lo hacen cada vez
mejor.

Al final el producto delicioso que comprueba la calidad del maestro (minuto 35 al
finalizar el vídeo).

Gracias por todo.

Abel Oruna Rodríguez