Esta serie de apuntes no tiene como objetivo enseñar música; sino auxiliarnos de ella para
educar, educarnos y beneficiarnos de las diferentes virtudes que produce en nosotros. Los
sonidos armoniosos, las construcciones geniales de autores y ejecutantes; la capacidad y
vitalidad de los directores de orquesta los escenarios históricos y las razones de la existencia
de las composiciones son solo algunos pretextos para involucrarnos en esta aventura.
Escucharlo en un salón de clase, en casa, en el auto, en una reunión social; toda ocasión sirve de pretexto para compartir estas obras.

Cada una de nuestras intervenciones van acompañadas de una breve referencia para
ilustrarnos del que esperamos su mejor acogida.

Edward Grieg. Ibsen famoso escritor Noruego, acababa de escribir hacia 1876 un
drama en cinco actos que tomaba como base el folklore y la mitología nacional para
contar la vida de un ambicioso muchacho que vive insólitas aventuras. En un
principio esta obra estaba concebida para ser leída y no representada, dadas las
enormes dificultades escénicas que planteaba. Sin embargo, alguien le convenció
de que la introducción profusa de una partitura permitiría los trabajosos cambios de
decorado entre escena y escena sin que el público acusase las pausas, y decidió
recurrir a Grieg, produciéndose el memorable encuentro entre la mejor pluma y el
mejor músico de Noruega de todos los tiempos. El fruto de esta conjunción de
talentos fue Peer Gynt (Llade, M. 2004). Apreciemos a la Orquesta Sinfónica RTVE
dirigida por Guillermo García Calvo

Abel Oruna Rodríguez