La anterior gestión de Edmer Trujillo al frente del Ministerio de Transportes y Comunicaciones terminó con una tragedia. Diecisiete personas murieron en el incendio de un bus en el popular terminal de Fiori. Poco después, El Comercio reveló que su gestión le dio autorización de funcionamiento a esta y otras 101 estaciones de buses sin óptimas condiciones de seguridad.

En el MTC señalaron que Trujillo se había concentrado en la ejecución de proyectos y descuidó las regulaciones. El ministro, quien integra el círculo cercano del presidente Martín Vizcarra, dejó el cargo a fines de abril de este año.

Ciento setenta y dos días estuvo fuera de esta cartera, pero se mantuvo cerca del poder hasta el día que volvió a asumir las riendas del sector tras la disolución del Congreso. Durante ese receso, mantuvo resguardo policial y una camioneta oficial registrada a nombre del MTC. El Comercio constató –a través de fotografías captadas el 25 y 26 de setiembre pasado– que Trujillo hizo uso de estos recursos.

De acuerdo al Decreto Supremo 004-2016-IN y a la Directiva 014-2016 de la policía, los exministros tienen derecho a mantener seguridad semiintegral hasta por seis meses después de dejar el cargo. Pero en mayo del 2018, el gobierno de Vizcarra emitió el Decreto de Urgencia 005-2018, que establecía como medida de austeridad que la asignación exclusiva de vehículos era solo para “uso oficial” de ministros y otros altos funcionarios. Esta medida fue replicada en el artículo 10 de la ley de presupuesto del 2019.

A raíz de esta norma, al menos tres exministros de Vizcarra, que prefieren no ser identificados, señalaron que en sus carteras interpretaron que no les correspondía el uso de vehículos oficiales al dejar el cargo, aunque sí seguridad personal. Carlos Bruce, quien fue titular de Vivienda, señaló que antes sí se otorgaba este beneficio, pero a él no se lo ofrecieron esta vez.

En cambio, el exministro de Energía y Minas Francisco Ísmodes señala que el uso del vehículo sí es una atribución que se les da hasta por seis meses, pero “no es el mismo auto, es uno pequeño”. Trujillo no tuvo la misma interpretación.

En respuesta, Trujillo señaló que “la ley de presupuesto no deroga ningún dispositivo referido a funcionarios que no están en actividad”, por lo que actuó dentro de la legalidad.

—Brazo ejecutor—

Dos semanas después de dejar el MTC, el 15 de mayo, Trujillo fue nombrado miembro del Comité Especial en Inversión en Proyectos de Transportes y Telecomunicaciones de Pro Inversión. La decisión la tomó el consejo directivo, conformado por los ministros de Economía; Transportes y Comunicaciones; Vivienda y Saneamiento; Energía y Minas; y Producción.

Pero poco después Trujillo volvió a ser uno de los brazos operativos del presidente Vizcarra en un cargo estratégico. Fue contratado como asesor de la Oficina de Cumplimiento de la Presidencia del Consejo de Ministros con el objetivo de dar seguimiento y ayudar a destrabar proyectos de inversión priorizados por el Ejecutivo.

El perfil que buscaban era el de un exministro –pues se tenía que reunir con funcionarios de alto nivel– relacionado a la construcción y que conociera el ciclo de los proyectos. Trujillo era, además, de plena confianza de Vizcarra. Fuentes de este Diario indicaron que se le asignó una oficina en el séptimo piso del edificio de la PCM en la Av. Larco, en Miraflores.

Para esta labor, primero fue contratado a través de una orden de servicio por S/32.000 emitida el 5 de julio de este año, según figura en los registros del OSCE. Sin embargo, sus funciones comenzaron antes.

El 21 de junio, Trujillo visitó a la ministra de Salud, Zulema Tomás, como representante del Despacho Presidencial. Volvió el 26 y el 28 de ese mes. En la última de estas, Trujillo se registró a nombre de la PCM.

En los meses siguientes, Trujillo fue contratado a través del fondo administrado por el Banco Interamericano de Desarrollo, según indicaron las fuentes. Por esta labor se le asignó otro pago de S/32.000. La información sobre este tipo de contrataciones es opaca, pues no figura en los portales del Estado.

Como prueba de que Trujillo desempeñó esta función hasta pocos días antes de su último nombramiento como titular del MTC, este Diario recopiló visitas que Trujillo hizo a Rocío Espino Goycochea, funcionaria de la Unidad de Gestión de Inversiones de Reconstrucción con Cambios del Ministerio de Salud, el 13 y 27 de setiembre. Se registró a nombre de la PCM.

Además, Trujillo acudía los martes a reuniones en el MTC, según indican fuentes de ese sector, pero sus visitas no figuran en el registro oficial de la entidad que ahora lidera.

El calendario público de reuniones de la dirección ejecutiva de Agro Rural también registra reuniones con Trujillo para ver temas de la reconstrucción. Coordinaba con los sectores de Vivienda y Construcción, y de Educación. Algunas veces se presentaba como asesor de la presidencia; en otras, de la PCM.

En conversación con este Diario, Trujillo confirmó que en el mes de julio asesoró a la PCM en temas de infraestructura, y luego a una unidad ejecutora de esta entidad para la gestión de proyectos.

Este trabajo no solo reforzó su vínculo con el presidente Vizcarra, sino con los brazos ejecutores de los ministerios.