El mundo del deporte está de luto. Diego Maradona, considerado uno de los mejores futbolistas de todos los tiempos, murió esta mañana tras sufrir un paro cardiorrespiratorio en la casa de Tigre, donde se recuperaba de una operación en su cabeza.

Alrededor del mediodía, Diego Maradona se descompensó y la enfermera que lo acompañaba las 24 horas junto al médico que en ese momento se encontraba en la vivienda no pudieron reanimarlo.

Al lugar se desplazaron nueve ambulancias. Los paramédicos intentaron reanimarlo, pero todos los esfuerzos fueron en vano y a sus 60 años Diego Maradona dejó de existir.

OPERADO DE UN HEMATOMA CEREBRAL

El miércoles 11 de noviembre, Diego Maradona fue dado de alta tras haber sido operado debido a un hematoma cerebral y se trasladó a una vivienda adaptada para todas sus necesidades.

El neurocirujano Leopoldo Luque, su médico de cabecera y quien lo operó, dijo esa tarde minutos antes de que abandonara la clínica que el entrenador de 60 años “tiene el alta firmada”.

“Lo más importante en este momento, más allá de la supervisión médica, es contar con la presencia de la familia de manera permanente, con los hijos, que están completamente de acuerdo con lo que estamos planteando, acompañando permanentemente a su papá y con muchas ganas de salir adelante”, dijo Luque este martes.

El abogado y agente de Maradona, Matías Morla, aseguró esta mañana que su representado y amigo “pasó el momento tal vez más duro de su vida” y que “fue un milagro que se haya detectado ese derrame en su cabeza que le pudo haber quitado la vida”.

“Lo bueno es que Diego está entero, está firme, hay Maradona para rato. Lo que hace falta ahora es una unión de la familia y estar rodeado de profesionales de la salud. Y con los médicos y la familia va a estar Diego como tiene que estar, que Diego tiene que estar feliz y le tenemos que devolver entre todos el cariño y la felicidad que nos dio”, destacó.