En un proceso de despido fraudulento no corresponde evaluar la proporcionalidad y razonabilidad de la sanción que se le haya impuesto al trabajador.

Este constituye el principal lineamiento jurisprudencial que se desprende de la sentencia recaída en la Casación Laboral N° 17160-2017 Tacna, emitida por la Segunda Sala de Derecho Constitucional Transitoria de la Corte Suprema con la cual se declara fundado ese recurso.

Así, el supremo tribunal establece una nueva pauta que puede tomarse en cuenta para la tramitación de los procesos de ese tipo de despido.

Fundamento

En el caso materia de la casación el demandante solicitó la reposición como trabajador a plazo indeterminado por haber sido víctima de un despido fraudulento.

El supremo tribunal determina que la sala superior al declarar fundada la demanda, habría interpretado erróneamente los alcances de los incisos a) y d) del artículo 25 de la Ley de Productividad y Competitividad Laboral, debido a que en su fundamentación se concluye que existió la falta grave sin haber evaluado la proporcionalidad y razonabilidad de la sanción.

Además, considera errado que la sala superior conciba el despido como “fraudulento arbitrario” y ordene la reposición del demandante, a pesar de que la consecuencia jurídica para este tipo de despido es la indemnización.

A criterio del supremo tribunal, no resulta necesario evaluar la proporcionalidad de la sanción en una demanda de despido fraudulento, pues lo que se debe demostrar es que el hecho imputado por el empleador al trabajador no existió o que no está tipificado como falta y que más bien el empleador usa fraudulentamente la ley para despedirlo. Por ende, el demandante no debería circunscribirse a demostrar que no era proporcional ni razonable el despido del cual fue objeto.

Pero en el caso concreto sí se acreditaron los hechos como verdaderos y subsumibles como faltas graves considerándose como razonable y proporcional la sanción de despido.

Recomendaciones

El laboralista Jorge Luis Acevedo recomienda a los empleadores que pretendan despedir a un trabajador, verificar primero que el acto cometido está acreditado y tipificado como falta grave, para evitar demandas de reposición por despido fraudulento. En tanto que los trabajadores que soliciten reposición por despido fraudulento deben evaluar si el acto que se les imputa existió o no, en lugar de examinar si el despido es proporcional a la falta cometida, refirió el experto que labora como socio de Benites, Vargas & Ugaz Abogados.