Los principales destinos turísticos mexicanos como Cancún, Playa del Carmen y Acapulco, se unieron en una Ruta Turística, organizada por el municipio de Los Cabos (Baja California Sur) con lo que busca armonizar los protocolos contra el COVID-19 e impulsar la reapertura del turismo, informaron en un comunicado, según dio a conocer la agencia EFE.

En un inicio la iniciativa fue por destinos como Acapulco (Guerrero), Playa del Carmen (Riviera Maya, Quintana Roo), Mazatlán (Sinaloa) y Manzanillo (Colima), además de Los Cabos. Luego se fueron sumando las ciudades de Durango y Zacatecas, además de Cancún (Quintana Roo), Rosarito (Baja California) Puerto Vallarta (Jalisco), Coatzacoalcos (Veracruz), Matamoros (Tamaulipas), Navojoa (Sonora) y Axapusco (Estado de México).

Según se detalló en el comunicado, la alianza tiene la visión de “fortalecer la reactivación del turismo bajo los parámetros de la nueva normalidad”, con miras a ofrecer promociones e información conjunta entre estos destinos de descanso.

Por su parte, Armida Castro Guzmán, presidenta municipal de Los Cabos, resaltó que con esta iniciativa también se realiza “el intercambio de experiencias para fortalecer los protocolos de prevención ante el entorno de COVID-19”.

Los municipios integrantes de la Ruta Turística por México buscan un acercamiento con el Gobierno federal para consensuar las medidas sanitarias. Para ello vienen coordinando con los sectores de hoteles, restaurantes y prestadores de servicios turísticos

El 70 % de la población de Los Cabos depende del turismo, una cifra similar a la de otros municipios de la iniciativa, por lo que buscan un “reimpulso” de la industria, que reabrió el pasado junio tras dos meses de cierre por la pandemia.

Cabe indicar que la crisis sanitaria afectó a la industria turística, que aporta el 8,7 % del PBI mexicano. México lleva más de 880 mil contagios y 88 mil muertos.

El Consejo Nacional Empresarial Turístico (CNET) prevé una caída del 48 % del PBI del sector este año, mientras que la Secretaría de Turismo reconoció que no se recuperará por completo hasta 2023.