Llegan más denuncias. La consultora comercial Mirtha González Yep de la empresa constructora CRD Filial Perú reveló que pagó coimas y un caro porcelanato para revestir el suelo de la casa en Trujillo del congresista de Fuerza Popular, Héctor Becerril .

Desde Estados Unidos, Mirtha González le contó a Cuarto Poder que teme por su integridad física y la de su familia, por tal razón decidió contar toda la verdad públicamente aunque ahora esté como prófuga de la justicia, pues sobre ella pesa una orden de prisión preventiva solicitada por el fiscal Juan Carrasco en marco de la investigación a ‘Los temerarios del crimen’.

La corporación CDR ganó, en 2017, la licitación de la planta de tratamiento de residuos sólidos en Chiclayo gracias a sobornos que se repartieron entre los hermanos Becerril, dos ex regidores y el entonces alcalde de Chiclayo, David Cornejo Chingel. La obra que estaba valorada en S/11 millones fue financiada por la cooperación suiza y la Municipalidad de Chiclayo la sacó a licitación.

Mirtha González reveló que ella entregaba los sobornos a Wilfredo Becerril, hermano del legislador naranja. Pero, el dinero no bastaba, pues hubo un capricho que Héctor Becerril requería satisfacer y por el que amenazó con rescindir el contrato de la planta de residuos sólidos si no se cumplía.

PORCELANATO ITALIANO 

¿De qué se trataba? A finales de marzo y principios de abril de 2018, Mirtha como consultora comercial y con autorización de CDR accedió a la compra de acabados de porcelanato italiano que solicitaba Wilfredo Becerril para su hermano Héctor, pues para entonces ya se había rescindido el contrato y luego levantado.

La factura que presenta Mirtha González es una evidencia contundente. El seis de abril de 2018 a nombre de Casco Construction (empresa de Mirtha) se compró porcelanato Klipen blanco por el valor de S/27,540, porcelanato portobello por S/17,698, cerámica saloni por S/13,744, pegamento chema por S/ 3,408, fragua weber S/340 y fragua weber classic nieve por S/100 lo que hace un tottal de S/74,140 con 67 céntimos.

La asesora comercial no tenía tal cantidad por lo que compartió los gastos con Wilfredo Becerril, ella pagó S/48 mil y el hermano del congresista el resto. En los datos de entrega aparece la dirección de la casa de Héctor Becerril en Trujillo: Lote 3, Mz 1, Urbanización Villa del Contador en La Libertad.

NEGOCIOS TURBIOS DE WILFREDO 

Cuando en agosto de 2018 empiezan a salir a la luz los primeros reportajes sobre Wilfredo y Héctor Becerril, el segundo le pide a Mirtha González que su empresa de construcción le hiciera un falso contrato para tapar las coimas, cuatro meses después de iniciada la obra.

Ella se negó y solo le envió la factura de la compra de porcelanato valorizada en S/74 mil. Wilfredo le comentó que su hermano estaba tan nervioso que “hasta había pensado picar el suelo para sacar el acabado”. El 14 de agosto de 2018, a Mirtha le llegan correos electrónicos de la tienda donde le remitían una boleta de compra de materiales hecha ese mismo día por el congresista Becerril. Devolvieron el material ese mismo día y se generó una nota de crédito. Wilfredo le dice que su hermano ya había “arreglado todo” con la tienda.

La Fiscalía investiga a los hermanos Becerril y el cobro de coimas que solicitaban a cambio de obras en contubernio con el entonces alcalde de Chiclayo, David Cornejo Chingel.

Cuarto Poder buscó los descargos del congresista fujimorista, pero no obtuvieron respuesta.