Aunque este año se estima que la demanda de electricidad caerá en un 6% con respecto al 2019, según el Comité de Operación Económica del SEIN (COES), este será uno de los sectores que se recuperará en un corto plazo.

Carlos Gomero Rigacci, socio de LQG Energy and Mining Consultig, sostuvo que entre febrero y marzo del próximo año se llegará a tener niveles preCOVID-19.

“Vemos que la demanda está avanzando favorablemente, pero el detalle es que hubo un tremendo bajón, pero en el 2021 las cifras estarán en azul en los primeros meses, siempre y cuando las cosas sigan como hasta ahora sin el rebrote del virus”, dijo el experto.

Indicó que este año pudo ser mejor, a pesar de la pandemia, pero la paralización de las actividades hizo que todo se retrase. “En ese momento deberíamos estar enfocados en la reactivación de la economía”.

Precisó que las actividades más urgentes para contribuir con la demanda eléctrica están en el sector comercio y también en destrabar los proyectos mineros paralizados.

“La demanda grande ya está reactivada, pero lo que genera un impacto importante son los clientes de comercio y ya hay que ir soltando las trabas burocráticas”, refirió Gomero.

Para fines de setiembre, el consumo de electricidad en el acumulado de lo que va del año llegaría a un -9%, con respecto al mismo periodo del 2019.

EL NORTE SE RECUPERA

Para Gomero Rigacci, Piura es una de las regiones que está llegando a un nivel prepandemia de consumo de electricidad.

“En Piura existe un fuerte incremento de la demanda, su movimiento económico es muy alto, pero falta abastecimiento; es decir, hay mucha energía y no llega porque las líneas de transmisión del norte son débiles”, manifestó.

Mientras que en el sur, el movimiento económico es menor y está paralizado por las cuarentenas focalizadas.

“Los problemas en el sur están siendo asociados a la gran minería y tiene que ver con lo social porque los proyectos no salen”, concluyó.