Tras tomar conocimiento de los problemas para la vacunación contra el coronavirus de los adolescentes, Matilde Cobeñas, adjunta por la Niñez y Adolescencia de la Defensoría, exhortó a las autoridades sanitarias a flexibilizar el protocolo y garantizar el acceso a quienes no cuenten con el consentimiento de sus madres, padres o tutor.

Estos “candados”, destacó Cobeñas, desincentivan la vacunación y representan una vulneración al derecho del niño y adolescente a su salud. “Exhortamos a no condicionar la aplicación de la vacuna a adolescentes que concurran sin la compañía de sus padres o persona adulta. Existen adolescentes migrantes no acompañados, en situación de calle, trabajadores. Tampoco debe condicionarse la presentación de cualquier documento (carta poder) que pueda limitar su acceso a la vacuna”, añadió.