El juez dirimente del caso, Wilber Bustamante, votó a favor de ordenar la demolición del inmueble que se construía para marca del Sheraton, así como la restitución de las cinco filas de andenes incaicos que se removieron para la construcción de la obra.

El referido hotel de la inmobiliaria R&G se encuentra a medio construir en el Centro Histórico de la ciudad de Cusco. Las obras se encontraban paralizadas desde el 2016 ante el pedido de demolición de la Comisión de Juristas de la región

Según la comisión, la construcción afectó seriamente andenes de la época prehispánica. También exigió que los muros incas destruidos por la inmobiliaria sean restituidos.

Asimismo, de acuerdo con el Plan Maestro del Centro Histórico del Cusco, el edificio de 10 pisos de alto estaba siendo construido en una zona donde solo pueden haber inmuebles de hasta dos.

Resoluciones directorales del Ministerio de Cultura dictaron que se cometió daño “grave e irreversible” al Patrimonio Cultural de la Nación.

Cabe recordar que en abril de este año, el referido ministerio sancionó con multas de S/ 4.2 millones (1,000 UIT) y S/ 3.3 millones (800 UIT) a la inmobiliaria R&G, por la grave afectación al patrimonio cultural.

La multa de 1,000 UIT se aplicó por haber destruido cuatro muros incas mientras que la de 800 UIT, por el exceso de volumen de edificación.