Esta noche, el juez Manuel Chuyo Zavaleta, titular del Tercer Juzgado de Investigación Preparatoria, declaró infundado el pedido de 36 meses de prisión preventiva contra el expresidente de la Federación Peruana de Fútbol (FPF), Edwin Oviedo, por el caso “Los Cuellos Blancos del Puerto”.

A pesar de la decisión del magistrado, Oviedo Picchotito no recuperará su libertad de inmediato, ya que sobre él pesa una orden de 18 meses de prisión preventiva por el caso “Los wachiturros de Tumán”, proceso judicial en el que es investigado en Lambayeque.

Según lo manifestado por Chuyo Zavaleta, no hay uniformidad en los hechos atribuidos a Edwin Oviedo, quien es acusado de los presuntos delitos de organización criminal, cochecho activo específico y tráfico de influencias en calidad de instigador.

Asimismo, el magistrado señaló que la declaración del colaborador eficaz, testimonio de una supuesta escucha a la conversación entre Oviedo y el destituido juez supremo César Hinostroza, no constituye como evidencia para afirmar que hay un alto grado de probabilidad en la comisión de un hecho delictivo.

A raíz de ello, agregó que la supuesta entrega de dádivas, entradas y pagos mensuales no configuran el delito de cohecho activo genérico, ya que no están relacionados con funcionarios públicos o actos oficiales.

En síntesis, Chuyo Zavaleta señaló que no encontró elementos para evaluar el presunto delito de organización criminal contra Edwin Oviedo, ya que, según indicó, el equipo fiscal omitió detallar el funcionamiento de la organización criminal.

Los investigados Carlos Chang Romero y Carlos Isla Montaño corrieron la misma suerte de Oviedo, y ahora los tres deberán acudir al juzgado a firmar cada 15 días y pagar una caución de 50 mil soles.