Actualmente, las entidades financieras (bancos y financieras) se están “peleando” los buenos clientes, aquellos que toman deudas y pagan de forma puntual y oportuna, para comprarles sus deudas, con una tasa de interés menor, que se debe reflejar en sus cuotas mensuales, que deben ser inferior a la que están pagando, señaló a Correo Jorge Carrillo Acosta, de Pacífico Business School.

Los buenos clientes son los que quieren tener las entidades financieras porque cuentan con capacidad de pago, tienen un trabajo, el mismo que pueden demostrar con una boleta de pago, con un recibo o factura. “Además, si se es un buen pagador en el sistema, se tiene un buen historial crediticio; es muy probable que las entidades financieras les ofrezcan la compra de sus deudas; es decir, les facilitan dinero para que cancelen su o sus préstamos y asuman uno nuevo, con la nueva entidad”, explicó.

Refirió que mayormente los bancos están detrás de los buenos clientes para comprarles sus deudas contraídas mediante un crédito de consumo y con las tarjetas de crédito. “Además, es común que busquen comprar créditos hipotecarios; y casi nada de créditos vehiculares”, comentó.

Carrillo Acosta dijo que cuando un deudor se va con una nueva entidad financiera, recibe ofertas de una tasa de interés menor, es decir, sus cuotas serán inferiores. “Incluso, a veces, la entidad financiera interesada puede comprar varias deudas, es decir, si alguien debe en tres bancos, le facilitan para que cancele las tres deudas y asuma una sola con la entidad que le proporciona el pago”, precisó.

CONVENIENTE

El especialista dijo que “vender” más de una deuda es más conveniente porque permite consolidar y ordenar los pagos en una sola fecha, que es una gran ventaja y así se evita caer en mora, por equivocación o descuido en la fecha de pago.

Además, permite ciertos ahorros, como ya no pagar tres cuotas de seguro de desgravamen y otras comisiones que regularmente se aplican a los créditos.

Sin embargo, el especialista recomienda, que cuando a una persona se le busca para comprar sus deudas, debe poner atención en la TCEA (Tasa de Costo Efectivo Anual), que representa el costo total del crédito. “A veces solo se les dice sobre la tasa de interés, pero no se precisa el costo real del crédito. Hay que fijarse en las cuotas mensuales que se va a pagar, que deben ser menor a las que se paga en la entidad financiera inicial; que esté programada en el mismo plazo. Hay que cuidar que el plazo no sea mayor; pues, si es mayor, obviamente la cuota será menor”, precisó.

Otra ventaja de vender deuda es que se puede recibir ofertas de nuevos productos, como una tarjeta de crédito, con mejores condiciones que la anterior.

El especialista dijo que es común, en la actualidad, que las entidades financieras compren, incluso créditos hipotecarios. “Si soy un buen pagador de un crédito hipotecario, he sido puntual por uno o dos años, ahora que han bajado las tasas de interés, puede venir otro banco y comprarme la deuda, inclusive, asume los gastos de servicios registrales y otros. Es muy usual en tarjetas de créditos, créditos hipotecarios, y préstamos personales”, comentó.

EJEMPLO:

CRÉDITO DE CONSUMO

Deuda actual S/20,000

Tasa de interés 30%

Plazo para pagar 36 meses

Cuota mensual S/811

CON COMPRA DE DEUDA

Deuda actual S/20,000

Tasa de interés 20%

Plazo para pagar 36 meses

Cuota mensual S/727