Es la tasa más baja desde que se tiene registro de esta variable. MEF espera que al bicentenario llegue a 18%.

La pobreza monetaria se redujo a 20.5% durante el año pasado, desde un nivel previo de 21.7% en el 2017, lo que implica que 313,000 peruanos abandonaron esa situación, informó el jefe del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), José García Zanabria.

Destacó que con este resultado la pobreza monetaria disminuyó en 1.2 puntos porcentuales con respecto al 2017.

Informó que el 20.5% de la población del país, que equivale a 6 millones 593,000 personas, se hallaba en situación de pobreza al cierre del 2018, es decir, pertenecían a hogares cuyo gasto per cápita fue inferior al valor de la línea de pobreza, que es el equivalente monetario de una canasta básica de consumo de bienes y servicios.

La tasa de pobreza alcanzada en el 2018 es la más baja desde que se tiene registro de esta variable.

Medidas

El gobierno del presidente Martín Vizcarra está comprometido con la reducción de la pobreza; por ello, el año pasado se tomaron una serie de medidas que permitieron recuperar el ritmo del crecimiento económico del país. “El 2018 ha sido un año positivo, recuperamos la senda de crecimiento, y esto se vio reflejado en un mayor bienestar para la población. Seguimos trabajando para que la economía crezca de manera sólida y sostenida, y logremos en el bicentenario alcanzar la meta de reducir a 18% la pobreza total”, sostuvo el titular del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), Carlos Oliva.

Agregó que para crecer a tasas más altas, es necesario aumentar la competitividad de la economía. Por ello, el Gobierno trabaja en el desarrollo del Plan Nacional de Competitividad y Productividad que contiene las medidas de mediano y largo plazo, que impulsarán el crecimiento económico nacional.

En 2018, el PBI creció 4% por el fortalecimiento de la demanda interna, en particular, por un mayor impulso fiscal y la recuperación de la inversión privada, lo cual generó mayores puestos de empleo formal e incrementó el nivel de consumo de las familias.

Componentes

Al respecto, el exministro de Economía y Finanzas (MEF) Alonso Segura sostuvo que al registrarse una aceleración de la economía el mayor componente que impulsa la reducción de la pobreza es el factor crecimiento, y al entrar en etapa de desaceleración de la política social toma mayor peso.

“Tenemos que entender que no es más importante uno sobre el otro, sino que los dos componentes, crecimiento y política social, son fundamentales, son como dos pies para caminar”, enfatizó.

Proyectó que los niveles de pobreza podrían seguir reduciéndose este año por un mayor dinamismo de la inversión privada en el país.

Explicó que estos mayores capitales responderían a factores externos y haría más fácil la reducción de la pobreza en este año, puesto que además dinamiza la generación de empleo.

En ese sentido, el exministro señaló que es importante aprovechar la ola del exterior para aplicar mayores políticas sociales que mejoren la distribución de los recursos.

A su turno, el presidente de la Mesa de Concertación para la Lucha contra la Pobreza-MCLCP, Federico Arnillas, destacó que el Perú recuperó la tendencia de la reducción de la pobreza monetaria.

Coincidió con Segura en que si el producto bruto interno (PBI) del Perú continúa con una tasa de crecimiento de 4% en 2019, similar a la alcanzada en el 2018, se debería mantener la reducción de la pobreza en el país.

Por otro lado, Zanabria explicó que en el quinquenio 2013-2018 la pobreza monetaria disminuyó en 3.4 puntos porcentuales, en el decenio 2008-2018 se redujo en 16.8 puntos porcentuales.

El INEI precisó que para medir la pobreza monetaria se consideró al gasto como indicador de bienestar, el cual fue valorizada para el 2018 en 344 soles por persona (para una familia de cuatro miembros el costo de la canasta familiar es de 1,376 soles). Las personas cuyo gasto per cápita es menor a este monto fueron considerados pobres.

Pobreza extrema

La pobreza extrema se redujo a 2.8% en el 2018 desde 3.8% en el 2017, permitiendo que 309,000 peruanos abandonen esa situación de carencia.

En este caso, el INEI sostuvo que para medir la pobreza extrema se valoriza la canasta mínima alimentaria por persona (línea de pobreza extrema), que ascendió a 183 soles (para una familia de cuatro miembros es de 732 soles) y fueron considerados pobres extremos cuando su gasto per cápita no cubre el costo de la canasta mínima alimentaria.

Impulso

La mayor reducción de la pobreza se dio en las zonas rurales, donde disminuyó 2.3 puntos porcentuales (de 44.4% en el 2017 a 42.1% en el 2018); mientras que en las zonas urbanas bajó 0.7 puntos porcentuales (de 15.1% en el 2017 a 14.4% en el 2018).

El Gobierno continuará promoviendo la consolidación del crecimiento económico a corto, mediano y largo plazo; y seguirá impulsando políticas sociales para que más peruanos tengan una mejor calidad de vida y acceso a oportunidades más justas, destacó el titular del MEF.