La construcción cerraría este año con un crecimiento de 4%, versus el comportamiento del año anterior, por una recuperación en los proyectos habitacionales; sin embargo, el panorama para el 2019 se ve limitado por factores burocráticos, así lo sostuvo el director ejecutivo de la Cámara Peruana de la Construcción (Capeco), Guido Valdivia.

“Para el 2019 se crecería en 4.5%, es lo máximo que podemos crecer, y crecer más sería irresponsable, mencionó.

Explicó que, si bien hay un déficit de viviendas hay limitaciones en las instalaciones de agua, “por ello Carabayllo ha dejado crecer como lo hizo hace unos años y se volvió el boom en Lima Norte”, dijo, tras indicar que ello limitaría la oferta de viviendas bajo el programa Techo Propio.

Estos son factores – sostiene Valdivia- que pueden ser subsanados por las autoridades, y que no están siendo superadas.

“Cuando se hizo el cambio de zonificación en la zona industrial de Lima y Callao, se generó una nueva etapa para la oferta de viviendas, más de 25,000 unidades, y será mejor cuando pase la Línea 2 del Metro”, indicó.

Nuevas autoridades


Otro de los factores que limitará el crecimiento en la construcción es el cambio en las autoridades, “en todos los cambios de gestión pasa, y más con un cambio en los procesos de licitación”, expresó.

Guido Valdivia espera que la construcción se recupere en la segunda mitad del año, con las obras de la nueva gestión.

Mientras que, por otro lado, espera que haya entre las obras pendientes de los Panamericanos y la ejecución de los proyectos para la reconstrucción se impulse parte de ese dinamismo en la construcción.

Trabas burocráticas

Aunque hay una recuperación de la parte inmobiliaria, el representante de Capeco, sostiene que lo deseable es que hubiera 70,000 viviendas de oferta nueva anual, para reducir el déficit habitacional en Lima, y no las 27,000 unidades que se esperan incorporar este año.

Sin embargo, recuerda que hay limitaciones burocráticas como las limitaciones a los endeudamientos que establece la Sunat (DL 1424) y el proyecto de Ley 1112, que establece la reserva del 8% del proyecto inmobiliario para atender emergencias.

“Disponer de estas medidas es encarecer el precio de las viviendas y va en contra del objetivo de crecer con nuevas viviendas”, mencionó.