Educación virtual permite que estudiantes retengan más información.

A pesar de los avances investigativos y tecnológicos que hay respecto a la educación virtual, se siguen desarrollando productos con una evidente ausencia de calidad, los que además son aburridos, lo cual genera una mala percepción en los estudiantes que han experimentado este tipo de cursos online.

De acuerdo con Marta Forero, COO de UBits, esto es lo que se debe mirar:

El experto. Debe conectar con el estudiante y generar tanto empatía como credibilidad. Hay expertos con currículos impecables y suficiente experiencia, pero no conectan con la cámara.

La producción creativa. Forero sostiene que es fundamental enganchar al estudiante para que continúe sus cursos. Un buen recurso creativo puede ser una mezcla entre videos con animaciones, imágenes de apoyo y presentaciones interactivas.

Comunidades. En los cursos virtuales, la soledad del estudiante es una de las mayores consecuencias de deserción. Si él siente que no conecta con el contenido, se aburre y, por lo tanto, termina desertando del curso. Al crear comunidades alrededor de temas en común se le permite al estudiante generar aportes, integrarse con su comunidad y encontrar nuevos intereses.

Navegación intuitiva. En el interior de un curso se le debe permitir al estudiante conocer cuáles son los siguientes pasos en sus estudios y dónde puede obtener los recursos que necesita.

“Este es uno de los grandes retos en educación. No es solo tener una plataforma educativa de última tecnología y saturar al estudiante con recursos, sino también se trata de usarla apropiadamente y saber cómo integrarla con el curso”, aseguró Forero.