Por mayoría y tras una maratónica sesión, el pleno del Congreso otorgó esta madrugada el voto de confianza al Gabinete Ministerial presidido por Vicente Zeballos, quien expuso el jueves la política general del gobierno y los actos realizados durante el interregno parlamentario.
 

Luego de un debate de más de doce horas, en los que algunos congresistas intervinieron de forma presencial en el hemiciclo y otros lo hicieron desde sus domicilios de manera virtual, se sometió a votación, cerca de las tres de la madrugada, el pedido de confianza hecho por el primer ministro. A favor votaron 89 parlamentarios, cuatro se abstuvieron y 35 emitieron sus votos en contra. Los que se pronunciaron en contra de dar la investidura fueron los integrantes de las bancadas Fuerza Popular, Frente Amplio y UPP.

La exposición

Durante su presentación, que empezó poco después de las 11 de la mañana y duró dos horas y media, Zeballos sostuvo que la intención de su Gabinete Ministerial era “arribar a acuerdos que nos permitan enfrentar la grave crisis generada por la pandemia y construir una agenda de corto, mediano y largo plazo que nos permita reactivar la economía , abordar una agenda social en conjunto y retomar la senda del desarrollo”.

En la primera parte de su exposición, Zeballos se refirió a las acciones que el Ejecutivo efectuó en el interregno, durante el cual se aprobaron 70 decretos de urgencia.

En la segunda parte de su presentación, enumeró las medidas adoptadas por el Ejecutivo para enfrentar la pandemia como la declaración del estado de emergencia, el aumento de las camas UCI, la entrega de diferentes tipos de bono y el programa Reactiva Perú.

Zeballos defendió la cuarentena decretada por el Gobierno y lamentó que durante la pandemia se hayan dado actos de corrupción en la administración pública.

El debate

Poco antes de las 2 de la tarde se inició el debate en el que prácticamente todos los parlamentarios, unos con más énfasis que otros, cuestionaron la estrategia con la que el Ejecutivo viene enfrentando la emergencia sanitaria y criticaron los resultados negativos obtenidos tanto en el aspecto de salud como en campo económico.

Mientras que algunos parlamentarios de bancadas como Acción Popular, Podemos Perú, Partido Morado y Somos Perú anunciaron que darían la confianza por la gobernabilidad, pese a considerar que el Gabinete no ha mostrado resultados satisfactorios, otros legisladores pertenecientes a Fuerza Popular, UPP y Frente Amplio adelantaron que de ninguna manera otorgarían el voto de confianza.

Francisco Sagasti, vocero del Partido Morado, indicó que el país estaba atravesando por la peor crisis económica, social y de salud y dijo que aceptaba con reservas el informe que dio Zeballos sobre las medidas adoptadas durante el interregno. En tanto que Daniel Olivares manifestó que el Gabinete debe continuar, pero no puede seguir trabajando solo, sino que tiene que convocar a todos los sectores políticos que desean colaborar.

Daniel Urresti, portavoz de Podemos Perú, sostuvo que el Ejecutivo ha fracasado en la lucha contra el coronavirus, sin embargo, afirmó que “a pesar de los errores que tiene que subsanar, sería suicida quedarnos sin Gabinete en este momento; no es posible negarle la confianza”.

Rennán Espinoza (Somos Perú) aseveró que una cuarentena con hambre no funciona y reclamó airadamente al Ejecutivo dejar de echarle la culpa a la población del fracaso de su estrategia . A su vez, Guillermo Aliaga también de la misma agrupación, pidió al Gobierno que transparente la información y cuestionó que el presidente Vizcarra haya dicho que se llegó a la meseta. “Nuestro país nos necesita unidos y esa es la premisa que hace que todavía tenga duda y no tome una decisión de carácter extremista”, acotó.

Fernando Meléndez, vocero de APP, sostuvo que el Gobierno y el ministro de Salud, Víctor Zamora, han llevado al país a “una catastrofe sanitaria”. Se preguntó cómo se podía reconstruir el país si el Ejecutivo no hace una autocrítica. En esa líneas indicó que “la confianza no se negocia, se gana”. Su compañero Omar Chehade recalcó que no se ha llegado a la meseta como afirmó el presidente Martín Vizcarra y que el COVID-19 “nos está ganando la batalla”. En ese contexto, manifestó que su bancada iba a pensar seriamente si daba la confianza.

Voto en contra

José Vega (UPP) expresó que el Gabinete no merecía la confianza pues está perdiendo la guerra contra la pandemia, en tanto que su compañero Edgar Alarcón fue más enfático. El excontralor dijo que por la incapacidad del Gabinete, la falta de autocrítica y los errores cometidos, su bancada iba a negar la confianza.

Carlos Fernández Chacón (Frente Amplio) manifestó que alguien como él, que representa a los trabajadores y está identificado con los más pobres, no puede dar el voto de confianza. Su colega de bancada Mirtha Vásquez criticó la persecución de las personas que están saliendo a las calles a vender para sobrevivir y afirmó que la entrega de bonos no ha funcionado.

“Así como están las cosas no vamos a otorgar la confianza”, anotó Vásquez mientras que su compañera Rocío Silva Santisteban pidió un cambio radical de la política económica para beneficiar a los más necesitados y se entregue un bono realmente universal que pueda llegar a todos.

El congresista Ricardo Burga de Acción Popular sugirió al primer ministro Zeballos que presente su renuncia, pues dijo que “es la única forma de sacar adelante un Gabinete de unidad nacional”, Por su parte, su correligionario Rolando Campos llamó a los congresistas a la reflexión y a actuar con madurez. “Estamos frente a una crisis catastrófica y ante eso el país necesita de la unidad para salir adelante”, apuntó.

El presidente del Congreso, Manuel Merino, dejó momentáneamente su cargo para participar en el debate. Dijo que ningún país estaba preparado para enfrentar la pandemia, pero enfatizó que la respuesta del Ejecutivo a la crisis “no era lo que esperaban los peruanos”. El acciopopulista agregó que el Parlamento está dispuesto a trabajar con el Gobierno para reactivar la economía y combatir la corrupción.

El portavoz de Fuerza Popular, Diethell Columbus, pidió a Zeballos señalar dónde estaban los hospitales que el presidente Vizcarra prometió construir. Cuestionó las contrataciones hechas por el Estado y recordó el escándalo del caso de ‘Richard Swing’. A su turno, Carlos Mesía expresó: “En Fuerza Popular ratificamos que este Gabinete no merece la cuestión de confianza pues ha mostrado absoluta incapacidad para gobernar y afrontar la emergencia”.

La portavoz del Frepap, María Céspedes Cárdenas, le pidió al ministro de Salud fortalecer el primer nivel de atención y a la titular de Economía le preguntó si el plan de reactivación incluye a los trabajadores informales, pues dijo que solo beneficia a los grandes grupos económicos. Mientras que su colega de bancada Daniel Oseda indicó que se está mintiendo y no hay una autocrítica de parte del Ejecutivo. Afirmó que las medidas para reactivar la economía perjudican a los trabajadores.

Pedido de la confianza

Luego del debate, el primer ministro Vicente Zeballos y los ministros de Salud, de Economía y de la Producción hicieron una última intervención tratando de absolver las preguntas que surgieron en la sesión.

Zeballos indicó que injustamente se ha señalado que las medidas que se están tomando vaya a destruir la economía. Ratificó su compromiso de lucha contra la corrupción. Expresó que se tuvieron que tomar decisiones drásticas que buscaban salvar vidas y que las asume totalmente. Igualmente se refirió a los decretos de urgencia emitidos en el interregno.

Tras ofrecer disculpas públicas y admitir falencias en el accionar del Gobierno, aseguró que no se les puede acusar de no haber actuado frente al avance del COVID-19. Insistió en trabajar en forma conjunta con el Legislativo y planteó la confianza para su Gabinete.