El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, fue acusado en el Congreso en un histórico segundo procedimiento de juicio político, una semana antes del final de su mandato, que termina en un clima de extrema tensión.

La Cámara de Representantes, controlada por los demócratas, votó a favor del impeachment del mandatario republicano por 232 votos contra 197.

Trump, quien cederá el poder al demócrata Joe Biden el 20 de enero, fue inculpado por la Cámara Baja de “incitar a la insurrección” en la toma del Capitolio por sus partidarios, que dejó cinco muertos y conmocionó al país y al mundo.

Rebelión armada

“Hoy, de manera bipartidista, la Cámara demostró que nadie está por encima de la ley, ni siquiera el presidente de Estados Unidos”, señaló Nancy la presidenta demócrata de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, antes de firmar el artículo de acusación.

Antes, había acusado a Trump de alentar una “rebelión armada”, calificándolo de “peligro claro y presente contra la nación que todos amamos”.

A siete días de comenzar su nueva vida como expresidente, Trump parece extremadamente aislado.

Diez congresistas republicanos votaron a favor de la acusación, a diferencia de diciembre del 2019, cuando ningún miembro del partido del presidente apoyó el primer juicio político en su contra.

Entonces fue acusado de pedirle a Ucrania que investigara presunta corrupción vinculada a su rival Biden, a cambio de desbloquear una ayuda militar crucial para el país en guerra. El Senado, con mayoría republicana, lo absolvió en febrero del 2020.

Senado

La votación de la nueva acusación contra Trump marca la apertura formal del procedimiento de juicio político, y ahora le corresponde al Senado juzgarlo de nuevo.

El proceso genera muchos interrogantes.

“Dadas las reglas (…) simplemente no hay posibilidad de que concluya un juicio justo o serio antes de que el presidente electo Biden jure el cargo la próxima semana”, señaló el líder de la mayoría republicana del Senado, Mitch McConnell, en un comunicado.

Recordó que los tres juicios políticos anteriores, de Andrew Johnson en 1868, de Bill Clinton en 1999 y de Trump el año pasado, duraron 83 días, 37 días y 21 días, respectivamente.

McConnell, el republicano más poderoso del Congreso, ha dicho que no volverá a convocar al Senado, actualmente en receso, antes del 19 de enero como estaba programado.

Pero el líder demócrata del Senado, Chuck Schumer, enfatizó que McConnell podría iniciar un juicio “inmediatamente” si optaba por convocar una sesión de emergencia. De lo contrario, el proceso podría iniciarse después de la investidura de Biden.

Schumer, quien se encamina a reemplazar a McConnell cuando los demócratas pasen a controlar el Senado después del 20 de enero, aseguró que “habrá una votación para condenar al presidente por delitos graves y faltas, y si el presidente es condenado, habrá una votación para prohibirle que se presente nuevamente”.

Unidad

En un discurso grabado, el presidente pidió a los estadounidenses que estén “unidos”, sin mencionar el impeachment.

“Elijamos avanzar unidos por el bien de nuestras familias”, dijo, haciendo “un llamado a todos los estadounidenses a superar las pasiones del momento”.

Repudiando a sus partidarios que asaltaron el Congreso, subrayó que “nunca hay una justificación para la violencia”. “Quienes participaron en los ataques de la semana pasada serán llevados ante la justicia”, aseguró.

Washington, con estrictas medidas de seguridad, lucía irreconocible. El tráfico estaba bloqueado, y miembros de la Guardia Nacional patrullaban armados.